Trucos sencillos para tener una piel saludable y radiante

A la hora de pensar en el cuidado de nuestro cutis, solemos pensar en que es necesario someterse a largos y costosos tratamientos con cremas y productos muchas veces difíciles de conseguir en el día a día. Sin embargo, lucir una piel sana y bella es mucho más fácil de lo que creías y solo depende de tener un poco de constancia y autodeterminación. A partir de trucos sencillos, podrás acceder a resultados duraderos. Conócelos en la siguiente nota.

Si nos ponemos a pensar en nuestro cuerpo, muchas veces pasamos por alto un dato de vital importancia: la piel es un órgano más, el más grande que poseemos. En esa dirección, la Secretaría de Salud ha lanzado múltiples campañas orientadas a la concientización de la población en lo que al cuidado del cutis se refiere, con el fin de contrarrestar enfermedades de la piel que son cada vez más comunes en distintos rangos de edad. Ahora bien, se suele creer que proteger este órgano tan importante requiere de costosas cremas y tratamientos, los cuales muchas veces son inaccesibles para gran parte de la población. Eso es erróneo y en la siguiente nota te contaremos por qué. 

En primer lugar, es importante destacar que en estos últimos tiempos, distintas marcas han lanado completas cremas que reúnen varias cualidades en una sola, sin por eso cobrarte dinero de más. Por ejemplo, Nuskin ha desarrollado un completo catálogo que se basa en productos especializados con el fin de adaptarse a las diferentes necesidades del tipo de piel que poseamos. Esto es muy importante de destacar: más allá de la pigmentación que poseamos, existen diferentes clases de cutis y es importante saber qué es lo que nos pide. Por poner un caso, no es lo mismo una piel grasosa que una reseca, ¿no es cierto?

Sin embargo, más allá de las cremas y productos, existen otros tipos de trucos sencillos que pueden permitirnos una piel sana y radiante y con un efecto prolongado. La limpieza diaria es uno de ellos, y quizás el más fundamental: al higienizar tu piel a diario, estarás eliminando diferentes impurezas que pueden causarte efectos adversos para tu cutis, tales como manchas e irritaciones. De la mano con ello, una constante hidratación, sobre todo antes de dormir, hará que tu piel se vuelva más resistente a los roces cotidianos que debe enfrentar.

Más allá de la acción directa, también hay otros trucos sencillos que no van a demandarte esfuerzo ni dinero. En primer lugar: comer de manera saludable. Evitar alimentos ricos en grasas y reemplazarlos por frutas y verduras ricas en fibra, volverá a nuestra piel más elástica y resistente. Lo mismo sucederá si bebemos dos litros de agua todos los días, lo cual favorece a un mejor funcionamiento de los órganos y a la circulación de la sangre. Por último, una rutina diaria de ejercicios livianos, como pueden ser caminatas de 45 minutos, también reactivará a nuestro organismo y favorecerá a tener una piel que será la envidia de muchos.

Comments are closed.