Si tuviéramos que responder en un examen a cambio de una nota ¿es el casco la solución a los accidentes de tránsito en Iquitos? sinceramente optaríamos por evadir la pregunta por lo difícil que es su respuesta.

 

La respuesta no se limita a un sí o no. Va más allá de sensibilizaciones e imposiciones de la autoridad. Hay opiniones definitivamente encontradas sobre el particular, comenzando por las condiciones de clima que soportamos aquí.

 

Quienes son de la opinión de la obligatoriedad del uso del casco por parte de los conductores de motocicletas lineales, como la mejor medida para evitar muertes en los accidentes de tránsito, desoyen totalmente otros argumentos, quién sabe mucho más valederos.

 

No podemos hablar de seguridad cuando el conductor va por una pista totalmente deteriorada con baches y desniveles, algunas realmente intransitables o sumamemnte peligrosas como la avenida Abelardo Quiñones, para citar tan solo un ejemplo. Arreglar las pistas es sumamente urgente.

 

Luego, los conductores, en un 80%, no tienen educación vial, ignoran las señalizaciones, no respetan el área del peatón, invaden el carril ajeno, sus vehículos no cumplen con las exigencias técnicas para poder circular, no tienen luces, menos placas, peor licencia de conducir. Así las cosas, ¿que pueden  esperar quienes sí cumplen con los requisitos exigidos y saben conducir de acuerdo a la aprendido sobre circulación vial?, que un irresponsable les choque, les pase por encima y les mate. Hay que educar a la gente, primero.

 

Pero lo que más debería llamar la atención, antes de exigir el uso del casco, es la gigantesca cantidad de motociclistas que acuden a los centros de baile adonde van a consumir bebidas alcohólicas. Un conductor borracho así esté con casco, está propenso a sufrir un accidente como también es un peligro para los demás, sean conductores o peatones. Aquí, entre los conductores ebrios, ¿qué papel de seguridad juega el casco? Lo primero que deberíamos pensar es cómo hacer para sancionar a los borrachos que conducen motocicletas, porque esos, sí son un verdadero peligro para todos. Los conductores de motos, muertos en accidentes de tránsito, en su mayoría, estuvieron borrachos. Otros murieron en circunstancias fortuitas.

 

El tema es polémico, deberá tener un amplio debate, desde aquí invocamos al señor Norcothe a colocar mayor cantidad de semáforos y señalizar mas nuestra ciudad… Se lo agradeceremos .