Datem del Marañón abarrotado de dragas ilegales

*En realidad todas las dragas son ilegales porque no existe permiso alguno para que extraigan oro de las cuencas de Loreto.

Su río, frente a todas las autoridades de esa provincia, está lleno, ocupado, colmado, saturado, atestado, rebosante, henchido, repleto, completo, abarrotado, plagado y congestionado de extractores ilegales de oro, sin que nadie los expulse.

La alerta ha sido lanzada desde Iquitos hace mucho tiempo, pues desde Ingemmet (aquel instituto fatal al que no le interesa que se contaminen los ríos loretanos), se vienen dando a conocer la entrega de una serie de concesiones para minería metálica (39) en esa provincia. Pero al parecer, allá no existe ni una sola organización civil a la que le preocupe el tema.

Las imágenes obtenidas recientemente de la presencia de una “fila india” de dragas ilegales, hace presagiar lo que ocurrirá en esa zona. Ya no será Madre de Dios, será como en río Madeira de Brasil, donde las dragas se asemejan a las sombrillas de una playa cualquiera en días de intenso sol. Unas pegaditas a las otras.  

Se conoce que las dragas que ahora invaden Datem del Marañón, serían de mineros que están bajando de la zona del Cenepa. El tema actual es que hay poca presencia de la Marina en esa zona. Incluso a través de registros se ve que están utilizando maquinaria pesada. Porque nadie controla nada.

Hace un mes la Marina y la fiscalía ejecutaron un operativo desde Yurimaguas al Datem, pero fue insuficiente su accionar. Es hora de que el Estado observe este tema y prontamente brinde el respaldo a las entidades mencionadas para que repliquen su labor en la cuenca del Nanay, en Datem del Marañón, antes de que se invada totalmente el principal río tributario del río Amazonas.

Al paso que van los ríos de la Amazonía peruana, las poblaciones aledañas, que colaboran con los mineros por falta de presencia del Estado; terminarán más enfermas que nunca por los insumos que utilizan.

Los ríos serán rematados por mercurio y otras sustancias tóxicas, el esplendor de su naturaleza desaparecerá y todo ante los ojos de Loreto y el mundo entero. Una tragedia. (Luz Marina Herrera Lama).