El tiempo va curando las heridas. El paso de los años, libre de la ceguera del primer momento, de la reacción violenta, parecen ser que han sido superados. Hasta que por ahí, uno que otro rezago de intransigencia se aparezca enarbolando banderas enterradas en el olvido.

 

La llegada a nuestra ciudad de una misión comercial ecuatoriana, encabezada por la Lic. Carola Ríos, presidenta de la Cámara de Industrias de Cuenca,  abre una ventana por donde deberá entrar el aire fresco de nuevas oportunidades de intercambio comercial con el vecino país del norte. Los empresarios ecuatorianos traen en cartera posibilidades de comercio en diferentes líneas como alimentos enlatados, cerámicas, artefactos de línea blanca, licores, bebidas, vajillas entre otras.

 

Los visitantes están acompañados de altos funcionarios de la diplomacia ecuatoriana y de los sectores de turismo, industrias, agricultura y transportes.

 

La institución anfitriona es la Cámara de Comercio, Industria y Turismo de Loreto, presidida por el Eco. Víctor Valdivia Barberis, que tiene mucho interés en hacer posible un Convenio de Cooperación Interinstitucional a fin de hacer un fluido intercambio comercial entre ambos pueblos que de una vez por todas deben poner fin a diferencias anacrónicas, sin validez práctica en el mundo globalizado que vivimos.

Los beneficios que se consideran en un posible intercambio económico son muy atractivos. Las colectividades desean superar las estrecheces propias de la pobreza y esta es una oportunidad para tener en un nuevo marco de negocios, nuevas fuentes de trabajo.