Salud en el trabajo

Nuestro estado de salud va a determinar nuestro rendimiento en el trabajo, es por eso que las empresas competitivas están atentas a cómo están sus trabajadores tanto física como emocionalmente, lo que conlleva a una producción y desempeño de calidad.
Es común en los espacios laborales donde se cree y se busca ser mejores cada vez, que uno de los requisitos para conseguir el trabajo es la presentación de la certificación de salud, aunque también las empresas cuentan con su propio personal médico calificado para estos menesteres.
A propósito de este tema de salud, en el trabajo el fin de semana nos enteramos que, para la postulación a una plaza laboral, se logró la modificatoria en el proceso de contratación.
¿Y de qué se trata? Pues nada más y nada menos que la certificación de salud será solo con declaración jurada, o sea, se va a confiar plenamente en que el docente postulante diga la verdad.
Es así que se estaba pidiendo que se difunda a todo el magisterio, además que es gracias a la reacción oportuna de los dirigentes del SUTEP. Lo mostraban como un trofeo del sindicato a favor de los maestros contratados. Bueno, si representa una dificultad hacerse el examen médico, sería la entidad (sector Educación) que supere esta imposibilidad, quizás por el costo. Pero, debería hacerse y bien.
Nos parece que tendría que ser así, porque si el docente tiene una enfermedad ni bien inicia el primer mes de clases ya está pidiendo licencia por salud y los alumnos se quedan sin nadie para el dictado de las clases, hasta nadie sabe cuándo.
Expliquen por favor ¿Cuál es la salida rápida para que los escolares no se vean perjudicados por la falta del profesor? Todos tenemos derecho a trabajar, indudablemente, pero nos gustaría que nuestro hijo se quede sin profesor? También pongámonos en el lugar de los padres de familia de la zona rural que nadie hace caso. Es allá donde este tipo de casos son más frecuentes.
Nuestro derecho termina, cuando inicia el de los demás, y estos demás son niños y niñas. Hablamos de los derechos de los niños, pero no les defendemos. Esperamos que los dirigentes también se comprometan a ayudar a gestionar rápido, cuando se den estas ausencias.
Exijamos que se norme esa figura en caso de temas de salud que se informen después de tener el contrato en la mano, y digan no pueden ir, para que el trámite para conseguir el reemplazo sea en el acto. Los escolares no tienen por qué perjudicarse. No hay derecho.

Comparte esta noticia en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email