“Nuestros pueblos están soportando una indignación muy grande que en cualquier momento podría estallar”

  •  Declaró José Daniel Saboya Mayanchi, presidente de la federación de pueblos indígenas Achuar y Urarinas del río Corrientes.

Ayer estuvo en una reunión al lado de otros dirigentes de las cinco cuencas indígenas que vienen dialogando con el Estado a fin que, de una vez por todas, resuelvan la preocupante problemática que los asfixia y los mata de a pocos, como es la contaminación petrolera.
Daniel Saboya, se muestra bastante contundente al decir que si en esta oportunidad el Estado sigue dilatando la solución a ese problema que lleva más de 45 años: “Patearemos el tablero y ahí sí nos fregamos todos”, dice. Indica que hay una fecha para un diálogo con el premier César Villanueva, así como con el mismo presidente Martín Vizcarra, la fecha tentativa sería el 11 de mayo en un lugar neutral de Loreto.
“A nosotros no nos importa tanto que esté el mismísimo presidente del Perú, lo que queremos es que si viene venga trayendo la solución y atención a nuestras demandas que venimos solicitando por décadas. Ya no queremos escuchar ese cuento que están en trámite o que PPK no ha dejado nada, todo gobernante quiere echar la culpa a alguien.
Nosotros estamos advirtiendo que si en esta reunión nos hacen una más como ocurrió con Mercedes Aráoz, que fue a Nauta y no llevó nada; nosotros definitivamente estaríamos “pateando el tablero” del diálogo. No permitiremos que este tema candente de la contaminación ambiental en Loreto sea tomado como un tema más.
Este golpe ambiental que por décadas tenemos, es más fuerte que la catástrofe del Norte, lo del norte se puede reconstruir, pero acá se ha destruido la naturaleza con los derrames petroleros y hasta lo cultural lo desaparecen. Eso es algo irreparable, irreversible. Si nos vienen con más de lo mismo, nosotros en verdad les digo que “patearemos el tablero”. No se tomarán los ríos, sino los lotes petroleros. No vamos a permitir más acciones que golpean a nuestros pueblos con más petróleo derramado de manera irresponsable.
Acá sí que nos fregamos todos, pero no permitiremos que los hermanos allá sigan viviendo en esas condiciones, eso quiero transmitir como vocero. Tantos millones y solo dan 4 o 5 obras para Urarinas, para el Corrientes, nada. El Pastaza, nada, en el Tigre solo 2 obras ¿Acaso no saben que acá somos cientos de pueblos?
Hay una indignación aguantada en los pueblos porque a todo eso se suma el proceso en la fiscalía donde hay la presión y el atentado contra unos 30 de nuestros hermanos para quienes piden cárcel por la toma de Andoas.
Entonces criminalizan nuestras luchas y eso hará estallar a nuestros pueblos originarios. Ni siquiera están “topando” (tocando) ni por broma a las transnacionales, a aquellas que han dañado nuestro medio ambiente y la vida de todos los que vivimos por allá. Mientras que a nuestros hermanos que defienden con derecho legítimo nuestro territorio, sí les topan y a las empresas que han hecho genocidio nada, ni les mencionan. Todo esto genera demasiada indignación y no vamos a permitir ese atropello”, advirtió José Daniel Saboya.

One thought on ““Nuestros pueblos están soportando una indignación muy grande que en cualquier momento podría estallar”

  1. Jorge Marreros Benites, Sociólogo 04/05/2018 at 9:11 pm -

    El Gobierno Territorial Autónomo de la Nación Wampís, es un ejemplo que imitar, preferible a imitar la protesta pedigüeña que generalmente hacen los “izquierdistas” de carácter oportunista –para “ganarse alguito”– y de temperamento arribista –para traicionar a su pueblo–. Reitero que preferible al antagonismo fratricida, es convocar a un Referendo para Elecciones Constituyentes de legítimos representantes de los pueblos indígenas, campesinos y urbanos y empresarios realmente patriotas, que instalen un Diálogo Constituyente, en el que los pensamientos y las prácticas aportadas en las luchas populares sean convertidas en pensamientos jurídicos a redactarse en un Constitución de Conservación Productiva de los RRNN y su respectiva productividad, de Federalidad Regional –no del montón de departamentos–, y de Interculturalidad Amazónicandina y Mundial.