-Buscando promover leyes que protejan a los niños, niñas y adolescentes

-Estudios revelan que 6 a 8 de cada 10 niños sufren castigo físico y humillante

“Infancia sin violencia” es el nombre de la campaña nacional que llega a nuestra ciudad buscando sensibilizar a la sociedad en general y comprometer firmemente a las autoridades para promover leyes que protejan a los niños, niñas y adolescentes.

Desde ya se viene desarrollando movilizaciones y coordinando en 10 ciudades del país. Acá se están haciendo intensas reuniones con las organizaciones de niños, niñas y adolescentes, instituciones públicas y privadas, social civil organizada, para combatir el alto índice de violencia en hogares, escuelas y otros espacios donde participan niños. La iniciativa es promovida por las organizaciones de niños, niñas y adolescentes, INFANT, Fundación Bernard Van Leer y la Municipalidad de Lima.

Con la campaña también esperan contribuir con una nueva cultura de vida basada en principios de amor, ternura, comprensión, solidaridad, tolerancia que le ponga fin a esta ola de violencia, en especial del castigo físico y humillante a niños, niñas y adolescentes en nuestro país, asumiendo un rol  formativo y no de penalización a los adultos.

Según estudios realizados sobre violencia, revelan que 6 a 8 de cada 10 niños sufren castigo físico y humillante. En el 2006 la ONU estimó  que entre el 80% y el 98% de niños y niñas y adolescentes del mundo sufren castigos corporales ya sean por sus padres, maestros o tutores.

El estudio de la Naciones Unidas contra la violencia de niños y niñas, recomienda  a todos los Estados la modificación de sus legislaciones con el objetivo de visibilizar y prohibir el castigo  físico y psicológico como una forma de violencia contra los niños, niñas y adolescentes. En el Perú, la legislación no contempla una prohibición explícita sobre el uso del castigo corporal y no precisa cuándo una “corrección”  de adultos a niños y niñas es moderada o cuándo traspasa el límite.

Es por ello que es necesario modificar nuestra legislación a fin de proteger adecuadamente a la niñez y adolescencia de toda forma de violencia, en especial del castigo físico y otras formas de trato humillante.  (MIPR)