Quedémonos en casa ¡ya!

Cuán importante es quedarse en casa como la única arma más segura para no contagiarse con el coronavirus. Nos están repitiendo persistentemente. El presidente de la República lo invoca de forma permanente.
Estamos en un escenario increíble en Iquitos donde mucha gente sale a las calles como si nada estuviera pasando, como si no supieran del enorme riesgo de contagio. Y por supuesto que sí lo saben.
Hasta podría pensarse que se trata de un efecto psicológico que se origina en la negación del hecho, de no aceptar una realidad a pesar de estar viviéndolo. Esta actitud por cierto molesta a los pobladores que sí están acatando la cuarentena y se quedan dentro de sus viviendas.
Pero, es evidente que no todos salen porque se aburren en sus casas, un buen número lo está haciendo porque tiene que salir a los bancos a cobrar, sea el bono, su pensión, pago del programa Juntos, su CTS, sueldo, u otro concepto.
Eso por un lado, pero existe otro grupo que sale a las calles porque necesita abastecerse de víveres, porque no tiene lo suficiente para comprar para la semana y tiene que hacerlo en el menudeo del día a día. Este grupo sale rápido y regresa para permanecer dentro el resto de tiempo del aislamiento social.
Seguimos con los grupos expuestos fuera de casa y están los vendedores de los mercados y el personal de los mercados, de los llamados súpermercados, los informales que deambulan buscando clientela. Este es un grupo vulnerable porque sale a buscar dinero para cubrir su necesidad básica de alimentación, porque cuando el hambre nos carcome no hay protocolo que valga. Aunque este caso extraordinario necesita sacrificio y la solidaridad del vecino para con el que no tiene nada que comer.
Aparte de otros pobladores que no tienen ninguna función que desempeñar y que por tanto no están en la lista de los exonerados del Decreto Supremo. Estos son los que salen por gusto y están siendo retenidos y registrados para efectos de ser denunciados.
Las autoridades buscan la permanencia dentro de las casas, para amenguar el efecto y el avance del coronavirus, que de todas maneras seguirán apareciendo casos confirmados porque nos aproximamos al momento más alto del contagio. La idea es que no se multipliquen los infectados. Lo mínimo y lo máximo que podemos hacer es quedarnos en casa hasta el 12 de abril.