Niegan acusación de agresiones a niños en cuna jardín Mis Huellitas

  • Dirección y administración del centro educativo desmintieron denuncia de padres

Ante la acusación de supuestas agresiones registradas en contra de estudiantes de la cuna guardería jardín Mis Huellitas, ubicada en la intersección de las calles Moore con Morona del distrito de Iquitos, la dirección y administrativos del centro escolar desmintieron la denuncia pública realizada por un grupo de padres de familia.
El pasado viernes 8 de setiembre, un grupo de padres de familia del jardín realizó una protesta en el frontis de la cuna jardín, para denunciar presuntos maltratos en contra de sus hijos por parte de una maestra quien los amarraba de manos y pies, los amenazaba con una jeringa y los cubría sus bocas con cinta scotch.
Las graves acusaciones de los padres de familia encendieron las alarmas de varias instituciones, quienes intervinieron para iniciar procesos de investigación con la finalidad de aclarar lo señalado a través de una denuncia pública.
La promotora de la cuna jardín Lesly Lanatta Pezo, señaló sobre las acusaciones que son falsas, debido a que no someten a los niños para tenerlos atentos en clase, hecho que pueden de mostrarlo debido a que los pequeños siempre están atentos en las clases, mientras que los más grandes están desarrollando actividades para mejorar sus habilidades.
Sobre un pedido de reunión para hablar sobre las agresiones, Lanatta Pezo aseguró que nunca fue solicitada por los padres de familia, motivo por el cual la dirección y administración quedaron sorprendidos tras las afirmaciones de los padres de familia durante la visita de las autoridades.
Aparentemente, el motivo del malestar de los padres de familia fue el retiro de una maestra, a quien pedían sea reincorporada a su puesto, pero no pudieron debido a constantes observaciones como las ausencias, falta de material de trabajo e interés en sus labores. “Nosotros retiramos a esa maestra por sus irregularidades”, indicó.
Asimismo, Jessica del Castillo, directora de Mis Huellitas, quien es la docente sindicada de las agresiones, negó las acusaciones a sus alumnos, quien agregó que los padres no presentaron pruebas, tan solo testimonios de los niños de un aula.
La directora también coincidió que la protesta fue motiva por el retiro de la maestra de una de las aulas debido a las observaciones e irresponsabilidades con la educación de los estudiantes a su cargo. “Yo tengo alumnos que están atentos en sus aulas y los mayores se expresan muy bien, eso demuestra que aquí no existen hechos de violencia”, agregó.
Señaló además que, no tiene investigaciones pendientes o procesos administrativos ligados a su labor como educadora en la región Loreto, profesión que ejerce desde hace varios años.
Lamentó que producto de la protesta, siete padres de familia optaran por retirar a sus hijos del centro educativo, razón por la que sostuvieron una reunión de emergencia la tarde de ayer lunes con los padres de familia, en los que expusieron que no existió hecho que pudieran vulnerar la integridad física o mental de los estudiantes.
Luego de la reunión, el padre de familia Wilmar Rengifo Tejedo señaló que, durante el año escolar su hijo desarrolló mejores capacidades por la educación que recibe en el centro educativo, lo que evitó que tomará la decisión de retirar a su hijo tras conocer las acusaciones que existían en contra de una maestra.
“Hablé con mi hijo y me dijo que lo tratan muy bien. Durante estos meses puedo ver un cambio en su capacidad de aprendizaje, por eso de una escala del uno al cinco, le puedo poner un cinco al trabajo que realizan las maestras”, refirió el papá.
Una situación similar que se repitió con la madre de familia, Olga Terán Oroche, su hija de tres años evidenció durante los últimos meses un mejor aprendizaje que lo atribuye al trabajo de las profesoras con su menor, razón por la que no tomó en consideración el retiro.
De acuerdo con la asesoría legal de Mis Huellitas, el pasado lunes 11 de setiembre, funcionarios del área de comercialización de la Municipalidad Provincial de Maynas acudieron a realizar una inspección, teniendo como resultado ninguna observación con respecto a la seguridad del local o los documentos para su funcionamiento.
Asimismo, representantes del Ministerio Público acudieron para realizar una constatación del centro educativo, recogiendo la versión de dos maestras del centro educativo para el proceso de investigación solicitado por un grupo de padres de familia.
Finalmente, la dirección y administración de la cuna guardería jardín Mis Huellitas, aseguró que brindará todas las facilidades a las instituciones encargadas de realizar investigaciones con la finalidad de recuperar su buena imagen y aclarar que nunca se presentó algún hecho que vulnere la educación de sus niños. (K. Rodríguez)