“Lo único que están haciendo las comunidades indígenas es poner el dedo sobre la llaga”

  • Opina el abogado Jorge Tacuri, en torno a las demandas que vienen haciendo varios pueblos originarios.


Agregando que ahora las organizaciones indígenas vienen asumiendo un rol que no les compete ya que es más bien un tema de Estado el discutir el tema del cierre de brechas.
“Creo que lo que están intentando resolver las organizaciones en el gobierno de Pedro Castillo, es una nueva forma de relación entre el Estado y las poblaciones afectadas o impactadas negativamente por 50 años de actividad petrolera.
Estas son manifestaciones, que entiendo yo, no están en contra del presidente Castillo, sino que están muy incómodos, descontentos porque todos los mecanismos de diálogo que han impulsado las propias organizaciones, a la fecha no han tenido ningún resultado positivo.
Se impulsa un mecanismo de presión para que las propias organizaciones y el Estado puedan encontrar esos caminos de solución. En 60 días han puesto a varios personajes en el ejecutivo, pero lamentablemente no entienden la agenda y eso se está convirtiendo en una peligrosa negatividad y falta de voluntad política. Esta protesta es un sacudón al gobierno central.
Hay decisión y visión política, pero no está habiendo por parte del Estado los ejecutores de esa visión y los que están ocupando los cargos no tienen la más mínima idea de los procesos previos. Amazonía y su proceso de reivindicación de derechos, ha habido consecuencias de represión del Estados, impactos alucinantes de actividades negativas y lo peor, que con la complicidad de la clase política regional y nacional acá hay empresas que se van sin resolver los problemas con una tremenda impunidad.
Lo que se quiere es abordar el tema de fondo frente a una élite regional que le interesa solo el extractivismo sea forestal o petrolero, sin importar si hay adentro indios o no hay indios. Por eso las organizaciones están poniendo las cosas de fondo” habla Tacuri.
¿Criminalizan sus luchas?
-Antes criminalizan las luchas. Desde la toma de pozos en Dorissa, ahora han desatado una ola de racismo que es inaceptable. Hay un grupo de la sociedad loretana y nacional, que dialoga con ideas fascistas y que ve en estas reivindicaciones de derechos una amenaza a sus estatus, forma de vida o intereses. En redes sociales circulan imágenes de indígenas recibiendo dinero, los tratan de extorsionadores etc.
Todo eso es peligroso y la prensa independiente debe identificar y denunciar. No vaya a pasar que empiezan a agredir o lleguen a mayores contra los indígenas que viven tranquilos en su territorio. Ellos lo único que están haciendo en este momento es poner el dedo sobre la llaga.
La Amazonía y el Perú no pueden pensar su desarrollo con las extracciones de recursos naturales sin la participación, presencia, sin el consentimiento de las poblaciones originarias que viven en esos territorios. Tiene que ser con la participación de ellos para garantizar sus derechos, o se continúa con la misma política de que se explote sin importar si esa gente va a morir o no va a morir.
Lo mínimo que deben tener para con esas poblaciones que te ponen en la mesa esas cosas; es sentarse a resolver como Estado y no continuar como la derecha siempre lo hizo. Ignorar y dividir, fragmentar o hacer mil cosas contra ellos.