Gobernador Elisbán Ochoa mintió a familiares de fallecidos por coronavirus

  • Los dejó plantados en el cementerio COVID-19 de la carretera Iquitos Nauta
  • Familiares quieren darles un entierro digno a sus seres queridos

Pese a haber firmado un acta de compromiso en el cual aseguraba la reunión con los deudos de los fallecidos por coronavirus para el día sábado en el cementerio COVID-19, ubicado en el Km 18 de la carretera Iquitos Nauta, el gobernador Elisbán Ochoa Sosa nunca apareció y dejó plantados a los familiares que acudieron al lugar.
El titular de la región se comprometió no solo a reunirse con ellos en dicho cementerio, sino también a interceder para poder realizar la exhumación de las víctimas del virus que se encuentran en el mencionado panteón, y así sus familiares puedan darle una verdadera y digna sepultura en un cementerio de verdad y no en un terreno baldío.
Pero, ni las promesas ni el compromiso de la primera autoridad fueron suficientes para que se haga presente, y dejó plantados a los deudos, lo cual enfureció a todos los presentes y empezaron a protestar exigiendo la presencia de la primera autoridad de la región.
Cabe indicar que hasta el lugar sí llegaron algunos de sus funcionarios, pero la enardecida población exigía la presencia del gobernador, tal cual se había comprometido; además, la gota que derramó el vaso fue que los funcionarios entregaron a los presentes un croquis del cementerio, pero que no coincidía con la numeración que se le había entregado a cada familiar.
“Nos duele el corazón… si ellos no los pueden sacar, nosotros los sacaremos”, expresaban a viva voz los enardecidos familiares de los fallecidos.
Los familiares se llevaron la sorpresa que de acuerdo al croquis que les dieron, no coincidía la numeración en las ubicaciones, produciéndose el malestar en los familiares; es decir, todo un desorden que se generó en DIRESA desde el momento que comenzaron los entierros porque nadie sabe dar razón de esta situación. (R. Graicht)