Caso de violencia familiar por herencia

Solicitarán al gobernador garantías para sus vidas por estar inmersos en caso de violencia vecinal.

-Familia pide garantía para sus vidas

El siguiente caso es quizá uno de los cientos de casos de violencia familiar que se registran a nivel nacional, mucho más en la región Loreto donde los altos índices sobre dicho problema son preocupantes.

Solicitarán al gobernador garantías para sus vidas por estar inmersos en caso de violencia vecinal.
Solicitarán al gobernador garantías para sus vidas por estar inmersos en caso de violencia vecinal.

Paola Peñaranda Arévalo, junto a su padre Marco Peñaranda, vienen denunciando públicamente al señor Héctor Arévalo Zagaceta, hermano de la madre de Paola. Ella narra que hace años viajaron a la costa y dejaron su casa en custodia del mencionado familiar, propiedad ubicada en la calle «Los Cedros-218» a la entrada del caserío «Santo Tomás». Familiar que a su vez cuenta con su propio terreno a uno de los lados de la casa, colindante también a la propiedad de la abuelita fallecida de Paola.

«Nuestra casa fue construida a través del Banco de Materiales, cuando viajamos él se quedó ahí y nosotros tranquilos porque es nuestro tío a quien conocemos desde chiquitos. Nosotros retornamos y nos dimos con la sorpresa que en nuestra casa había colocado medidor de luz y baño, cuando bien pudo colocarlos en el terreno de su propiedad. Nosotros volvimos y le hemos pedido que nos entregue las facturas de lo gastado para devolverle el dinero, pero hasta la fecha no lo hace y más bien se empezó a generar toda una violencia verbal entre la familia. Incluso ha cogido la pared como medianera y ejecuta golpes estruendosos que nos tienen con los nervios destrozados.

Él como estrategia pidió apoyo del asentamiento humano El Bosque y nos denunció ante el gobernador como jóvenes que cometemos actos delincuenciales a mí y a mis hermanos Gina, Marco y Martha Peñaranda. Pero presenta solo unas cuantas firmas de Marisol Arellano de Yumbato, Karen Arellano, que estudia Derecho en la Universidad y su esposo Jorge Yumbato. Ellos nos hostigan verbalmente y ahora físicamente por eso estamos acudiendo a las autoridades y a la prensa para pedir garantías. Yo salí a mi trabajo en moto y se me cruzó en vehículo el enamorado de Karen, Raúl Vásquez, por poco me accidento», mencionó Paola.

Por su parte, Marco Peñaranda denunció que cuando fue a reclamar por la agresión  a su hija recibió una serie de insultos y posteriormente el padre de la chica fue hasta el domicilio de Marco a fin de darle un buen golpe en la frente, derribándolo al piso delante de su nieto.

«Antes eran insultos verbales, pero ahora se está llegando a la violencia y eso no podemos permitirlo. Queremos que ellos digan qué argumentos legales tienen en su defensa, no los tienen y la fuerza no puede ser un argumento que esté por encima de la Ley. Ya pusimos la denuncia en la comisaría, mi familia está en una psicosis emocional terrible y pido se haga justicia. Yo trabajaba en Huaraz y ahora por estos atentados he perdido mi trabajo al quedarme a cuidar a mi familia», expresó Marcos.