Armadillo le disparó en su pie izquierdo

  • Cayó en su propia trampaFoto herido

Un joven de 25 años, experimentado en labores de caza de animales silvestres, por poco no vive para contarlo, debido a que no recordó el lugar donde colocó su trampa casera que se activó al pasar sobre ella.
El hecho se registró la tarde del martes, cuando Darío López Tamani había salido de su casa en el caserío Nueva Esperanza, río Amazonas, con dirección a su chacra, para luego revisar si el armadillo que dejó la noche anterior estaba con alguna presa. Pero lastimosamente, López no recordaba el lugar exacto donde colocó la trampa de monte, por ello se dirigió por el camino incorrecto, y como no encontraba regresó por ahí mismo y fue entonces que jaló la pita que activó el gatillo del arma, cayéndole el disparo en el pie izquierdo.
A pesar de lo herido que estaba y la distancia para llegar a su casa, Darío sacó fuerzas y con la ayuda de un palo que le sirvió de bastón, logró llegar a una choza gritando por ayuda, fue entonces que salió una mujer, y al verlo en el estado que se encontraba, le brindo la atención del caso.
Tuvieron que vendar la herida para evitar que pierda más sangre, y lo llevaron hasta el pueblo, donde no existe ni un sanitario, menos una pastilla, por lo que alistaron el bote de mayor caballaje para que puedan traerlo a la ciudad, llegando la madrugada del miércoles con dirección al hospital Iquitos.
La señora Atina Tamani, madre del joven, señaló que su hijo desde muy pequeño aprendió a realizar maniobras y colocación de armadillos, pero no se explica qué pudo haber pasado con la experiencia que había adquirido, por lo que en su creencia o leyenda, precisó que el Chullachaqui, duende del monte, tendría algo que ver, ya que estos seres mitológicos son los que defienden la selva de los extraños.  (C. Ampuero)