-En Yurimaguas

Si el periodismo no interviene para informar sobre el aprovechamiento forestal, muchas veces de manera ilegal en la provincia de Alto Amazonas, tal vez esta actividad, desde su extracción, transporte y comercialización, seguiría su ritmo ascendente, y también si no habría entidades de control y fiscalización como la Fiscalía de Medio Ambiente, la Policía Ecológica y la colaboración de la Marina de Guerra del Perú.

Pero extraña la participación del Programa Regional de Manejo de Recursos Forestales de Fauna Silvestre (PRMRFFS) – ex INRENA.

En una reciente intervención de Capitanía de Puerto de Yurimaguas, a la embarcación fluvial denominada Jeisawel II, el pasado miércoles 22 de setiembre a las 5 de la tarde, que trajo abordo un aproximado de 80 mil tablillas, cuyo propietario no presentó ninguna documentación que acredite la extracción, transporte y comercialización, inicialmente no tuvo la participación del PRMRFFS, pues recién el viernes 24 a las 5.30 de la tarde encontramos a la fiscal del medioambiente, Sandra Alarcón Varilias, muy preocupada, se comunicaba a cada momento con los responsables del programa regional y nadie aparecía.

Miembros de la Marina de Guerra, al intervenir la motonave en el puerto informal La Boca, encontraron el cargamento de tablillas cuyo responsable se identificó como Piter Kartter Rodríguez Arce, quien no presentó la guía de transporte ni otro documento que acredite la procedencia legal del producto.

Ante este hecho, la Marina de Guerra comunicó a la fiscal Alarcón la intervención, quien a su vez hizo de conocimiento del Programa Regional de Recursos Forestales, cuyos funcionarios tras argumentar que carecían de personal y recursos económicos, recién aparecieron el viernes 24 a las 5.30 de la tarde cuando alguien les comunicó que el periodismo estaba presente.

De acuerdo a informaciones de la Fiscalía, al haber una intervención de las autoridades de apoyo, es obligación del Programa Regional de Recursos Forestales, acudir en el momento oportuno para decomisar el producto hasta que se realicen las investigaciones pertinentes, pues con relación a esta intervención, tanto la embarcación y el producto estaban en condición de inamovilidad incluso con confirmación judicial.

El intervenido Piter Kartter Rodríguez dijo a las autoridades que el cargamento de madera procede del caserío San Rafael, provincia Datem del Marañón, pero trascendió que esperaba una guía de Requena para pasar de manera legal.

Recién el viernes 24 a las 5.40 de la tarde se hicieron presentes en el puerto La Boca, dos funcionarios del programa regional a indicar que la entidad no tiene recursos económicos para descargar la madera ni mucho menos para trasladarlo hasta sus almacenes.

El encargado del programa, Luis Orbe, señaló que al no tener recursos disponibles para la operación, dejarían el producto bajo custodia de su propio dueño hasta el día siguiente, cuando se supo que la madera ya estaba por retirarse por parte de su propietario y la Marina de Guerra también retiraría al personal de custodia.

De continuar aparentemente la falta de interés por parte del Programa de Recursos Forestales, por no tener presupuesto, qué pasará con el control forestal. ¿Continuará extrayéndose y transportando madera desde cualquier parte de la Amazonía utilizando la ruta fluvial de Yurimaguas, con guías de otras ciudades o permisos a vista y paciencia de las autoridades de los sectores responsables de control y fiscalización?.. ¿Ha mejorado o no, la administración forestal con la transferencia del ex INRENA al Gobierno Regional?

Hasta la fecha, no se han instalado las garitas de control forestal en el distrito de Lagunas ni en la carretera Yurimaguas – Tarapoto, tal como está en la nueva estructura orgánica de la Dirección Regional del Programa de Manejo de Recursos Forestal y Fauna Silvestre de Loreto.  (GLP)