Se hizo justicia: ratifican condena de 20 años de prisión para hombre por intento de feminicidio.


Violentaba a ella y a sus menores hijos, además de subestimarla, estereotiparla y en un ataque de rabia, dispararle.
Agresor atacó a su conviviente en presencia de los menores hijos de ambos, en la comunidad nativa de Payorote – Río Marañón, en el 2019.
Poder Judicial de Loreto hace un llamado a denunciar cualquier hecho de violencia, y reafirma su compromiso de administrar correcta justicia frente a este grave delito.
Reconociendo la necesidad de impartir justicia efectiva que contribuya al derecho de las mujeres y grupos vulnerables a vivir libres de violencia, la Corte Superior de Justicia de Loreto confirmó ayer la condena de veinte años de cárcel efectiva contra un hombre por el delito de feminicidio agravado, en grado tentativa.
Tras una evaluación rigurosa del caso, la Primera Sala Penal de Apelaciones de la Corte de Loreto, rechazó la apelación solicitada por el agresor, Héctor Solón Macuyama, contra la sentencia emitida en primera instancia que lo condenó el 21 de diciembre de 2020, a veinte años de cárcel efectiva por el referido delito.
En la resolución judicial se precisó la debida fundamentación y suficientes pruebas que acreditaron la responsabilidad del acusado, quien producto de los celos, insultó, amenazó e intentó matar a su conviviente, en presencia de los menores hijos de ambos, de tan sólo 11 y 7 años; éste último, incluso, corrió junto a su madre cuando escapaba del agresor que le disparó fallidamente con una escopeta. El hecho ocurrió en octubre de 2019, en la comunidad nativa de Payorote – Río Marañón (Loreto).
Asimismo, la decisión de las magistradas hizo énfasis en el comportamiento del imputado, el cual demuestra un ciclo de violencia física y psicológica a la que tenía sometida a la agraviada y a sus propios hijos, cuando los actos de violencia ocurrían en presencia de éstos, violencia basada en los estereotipos de, superioridad, predominio físico, sumisión, desprecio por la integridad física de la agraviada, concebida como un objeto de pertenencia.
Cabe señalar que el sentenciado ha permanecido recluido en el penal de varones de Iquitos desde su captura, y durante el desarrollo de este proceso judicial; y su encarcelamiento se mantendrá conforme al período de la condena confirmada por la Primera Sala Penal de Apelaciones de Loreto.