Ribereño

Es parte del nombre del centro de abastos rural que se habilitó tras la construcción del mercado de productores de Iquitos que sigue en proceso, entonces, es el creado coyunturalmente el mercado ribereño el que acoge a gran parte de los productores para vender al público los frutos de sus cosechas.

Aquel local, que, si bien no es el ideal, porque no fue construido con ese propósito, sino que se muestra como un almacén, carece de entradas de aire; es lo mejor que tienen los productores para no estar en las veredas y calles de esa zona de la calle Requena.

Al parecer no alcanzaron todos y por eso en buena parte de los patios de las casas y del paredón de los inmuebles de la ribera del río Itaya, se han instalado carpas de vendedores también de productos regionales y otras ventas relacionadas.

El asunto en El Ribereño y que les queremos comentar es que los precios de los productos realmente son bastante económicos en comparación de otros centros de ventas, nos hemos quedado gratamente sorprendidos, por lo que suponemos que son realmente productores y no rematistas.

Es que quien compra a los productores, luego pone precios de comercio exagerado como que una papaya puede costar 5, 6 hasta 7 soles, y en el mercado de la referencia desde 1 sol. Es sólo una muestra. Por lo que consideramos debemos también adquirir productos en este lugar, además de lo accesible, es una forma de reconocer y promover a quienes de sol a sol se dedican a la chacra.

Los que hemos estado en alguna experiencia de sembrío sabemos que no es nada simple, si bien tiene que gustarte o mínimo valorar el trabajo de campo para que te dediques, o la misma necesidad hace que se convierta en un trabajo donde la fuerza física es importante. Vamos a consumir lo nuestro y en diferentes puestos de venta de nuestra ciudad.