Reportaron bañistas en la zona de Cabo López y Manacamiri

  • Personas se las ingeniaron para burlar cerco de la policía y las fuerzas armadas

Sin lugar a dudas el peruano es criollazo y el loretano se cree vivazo. Todo hacía suponer que las aglomeraciones no deberían haberse registrado en esta fiesta central de San Juan; sin embargo, un grupo de personas se las ingeniaron para burlar el cerco de la policía nacional y de las fuerzas armadas y así salirse con la suyas e irse a disfrutar de un buen chapuzón en aguas del río Itaya y del lago Morona, para ser más específicos en los caseríos de Cabo López y Manacamiri.
Como estas personas sabían que la policía nacional y las fuerzas armadas cuidaban por la zona sur de la ciudad, es decir, ingreso por la carretera Iquitos-Nauta, balneario de Santa Clara, Santo Tomás y Zungarococha, para que no se generen aglomeraciones, algunas familias les sacaron la vuelta a las autoridades y disfrutaban de lo lindo en los lugares antes mencionados.
Los vecinos que viven por el sector de Cabo López, señalaron qué cantidad de personas que transportaban a bordo de motocarros completamente llenos de pasajeros, motocicletas y furgonetas.
Muchos de ellos no respetaban el aislamiento social obligatorio y llegaron hasta este sector del distrito de Belén para degustar del juane y de la chicha que habían preparado para esta fiesta patronal.
Si bien es cierto, en Iquitos hasta el momento no se ha vuelto a registrar demanda de pacientes de Covid-19 en los diferentes hospitales, esto no implica que estamos a salvo aún de este temible virus.
El cuidado y la responsabilidad va depender de cada uno de nosotros. No queremos ver nuevamente personas llorando por la pérdida de su ser querido, no nos gustaría ver nuevamente a muchos pobladores suplicando por un balón de oxígeno y haciendo inmensas colas para obtener este elemento. Nuestra ciudad de a poco está volviendo a la normalidad, el virus aún convive entre nosotros y es absolutamente nuestra responsabilidad de cuidarnos y seguir manteniendo los protocolos de bioseguridad. (C. Ampuero)