Pinceladas Culturales: Colegio Sagrado Corazón de Jesús celebra su 95 aniversario

IMG_0592Si hay una institución educativa que por su brillo intelectual y nivel formativo de tantas generaciones de mujeres, es, qué duda cabe, el Colegio Sagrado Corazón de Jesús, que este año cumple 95 años.
A cinco años de celebrar su centenario, el emblemático «Sagrado Corazón» recibirá en su seno a ex alumnas de diferentes promociones, que no han querido dejar pasar la ocasión de reencontrarse con sus compañeras, aquellas inolvidables amigas con quienes vivieron maravillosos años en sus aulas, para recordar pasajes de sus vidas cuando fueron alumnas en aquellos hermosos años. Recordarán entonces las sabias lecciones recibidas de parte de sus profesores a quienes con respeto, admiración y cariño traerán a su memoria, en agradecimiento a sus consejos y enseñanzas. El reencuentro será una fiesta, que pasará a formar parte de los más bellos recuerdos de cada una de ellas, que vinieron allende los mares.
Está escrita en letras de oro la creación de tan noble institución educativa de mujeres que, desde la lejanía de los años idos, aquel 20 de octubre de 1,920, estuvo a cargo de la Congregación de la Madres Franciscanas Misioneras de María.
El Colegio Sagrado Corazón de Jesús nació como un nido y en el tiempo fue creciendo ya como un centro educativo de primaria, luego de secundaria, manteniendo su gran calidad, dada la preparación de sus preceptores como de su alumnado enriquecido con los más altos valores cívicos, morales, patrióticos y religiosos.
De sus aulas, han egresado mujeres que han dado brillo a Loreto, que tuvieron y tienen un sitial de honor en nuestra historia como pueblo.
En esta ocasión, queremos rendir nuestro homenaje a todas ellas, en la persona de quien fue una dama que destacó con grandeza en los diferentes espacios donde le tocó actuar.
Gabriela Porto-Cárdenas de Power, nació en Iquitos y se graduó por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos como Educadora. Posteriormente, la Universidad Menéndez y Pelayo de España, le otorga el grado de Doctora en Educación. Fue ex alumna de la primera promoción de secundaria del «Sagrado Corazón», egresada en 1,943.
La encontramos trabajando como profesora y directora de la Escuela Normal de Mujeres «Sagrado Corazón» de Iquitos, fue después, directora de la Sexta Región de Educación, en la que realizó una gran labor, reconocida por el pueblo, porque mejoró la infraestructura educativa , principalmente en las zonas de frontera y en las comunidades nativas. Gabriela Porto de Power le dio una nueva imagen al sistema educativo de ese entonces, desplazando las formas tradicionales de la enseñanza, por formas que motivaran la creatividad del educando y la atención integral de él.
Después de haberse desempeñado como directora de Educación en el departamento de San Martín, fue decana de la Facultad de Educación de la Universidad Nacional de la Amazonía Peruana, (UNAP).
Ha sido presidenta de la Federación Internacional de Mujeres Profesionales en la filial de Iquitos, regidora de la Municipalidad de Maynas en 1962, como también Regidora de Cultura y Educación de la Municipalidad de Lima. En su carrera política, el voto ciudadano la eligió como representante en la Asamblea Constituyente de 1979, por el Partido Popular Cristiano, donde allí hizo destacadísimos aportes principalmente en el capítulo de la Educación, la Ciencia y la Cultura.
Ha recibido las «Palmas Magisteriales» en el grado de Comendador y la «Pro Ecclesia et Pontífice» condecoración otorgada por la Santa Sede.
Fue docente en la Universidad de Lima. Fructífera labor de una gran figura, egresada del Colegio Sagrado Corazón de Iquitos.
Que esta remembranza sea un homenaje del diario «La Región» al Alma Máter de la juventud femenina de nuestra tierra. (José Verea)

HIMNO DE LA I.E.PS. «SAGRADO CORAZÓN»

Con cálidos acentos entonemos
himno de amor y gratitud, al
templo que la ciencia nos señala
con ideal de juventud, al templo
derrotero de una vida activa y
feliz, impregnada del suave aroma
de la virtud.

Muy alta la mirada, la mente muy
Serena, marchemos siempre unidas
hacia las cumbres del saber, la
vida nos sonríe como eterna
primavera, azul será su cielo si
el recuerdo  llevamos del  Sagrado Corazón.

Las aulas que un día acogedoras
nos invitaron a estudiar,
testigos silenciosos siempre
fueron del bullicio estudiantil,
grabado para siempre quedará en
nuestra memoria su recuerdo, que
evocamos son  sumo amor.

A nuestros profesores, no, nunca
olvidaremos, ellos fueron
bienhechores que nos mostraron
la verdad, alumnas del colegio
de nuestro pecho brote y resuene
nuestro grito ¡Arriba, siempre arriba,
el «Sagrado Corazón»!