“Para cerrar un duelo hay que saber dónde están los cuerpos de nuestros seres queridos o amigos”

  • Declaró el Médico Psiquiatra Néstor Aguilar, respecto a los cuerpos de los fallecidos en pandemia y enterrados en cementerio Covid.

Antes de hablar del tema en torno a los familiares de decenas de fallecidos por Covid que fueron llevados hasta el cementerio Covid asentado (y aplanado) en la parte posterior del cementerio municipal de San Juan (km 18 carretera Iquitos/Nauta); el reconocido psiquiatra dio a conocer que los casos de angustia, ansiedad, depresión y estrés, se han triplicado en Iquitos/Loreto por la pandemia.
“Han crecido en una cantidad impresionante, es lógico y lo habíamos adelantado. A todos los que necesiten de una consulta pueden hacerlo en los centros de salud comunitaria, hay en Iquitos (Calle Fanning), Punchana (Calle San Antonio con Freyre), Belén (Cardozo) y San Juan (por el aeropuerto).
Muchos llegan con molestias y creen que es covid, lo hacen por el estrés que padecen, pero luego de las evaluaciones correspondientes se tiene la certeza que no es así, por lo que se les da otro tipo de tratamiento. Igualmente atendemos por wathsaap y llamadas al teléfono, se da los lineamientos y tratamientos apropiados” refirió Aguilar.
Doctor, por estos días hay mucho dolor en parientes cuyos fallecidos en pandemia fueron llevados al cementerio covid y hasta ahora nadie les da la dirección exacta en donde están ¿cómo los afecta?
-Ahí hay un tema de duelo inconcluso. No se tiene la prueba de dónde está el cuerpo del familiar o del amigo cercano, no lo vemos, no sabemos dónde está. Para hacer el duelo hay que saber dónde están los restos de nuestros seres queridos.
Algo parecido ocurrió en el tiempo del terrorismo que no encontraban los restos de sus seres queridos, entonces seguían en un duelo permanente. No podían cerrar esa herida. Cuando se recuperaron los cuerpos y restos de ellos lograron cerrar esa cicatriz. Mientras no lo sepan seguirá esa herida dolorosa en los seres humanos.
El tema es terrible a nivel mundial. Lo que hemos pasado acá con la falta de oxígeno, ahora lo está sufriendo Lima, hemos sufrido demasiado por el oxígeno y nadie nos ayudaba y ahora Lima sufre ello.