“Mi padre estaba bien no sé cómo ha podido pasar”

  • Expresó el joven profesional hijo del ex policía GH (56 años) fallecido ayer con coronavirus.

*Mientras que la hija del profesor llegó para ver todo lo ocurrido con su papá, a quien en la posta de Indiana le dijeron que no era coronavirus y él siguió andando por todo lado.
Sentado en una banca del ambiente de infectología, el joven daba rienda suelta a ese dolor inexplicable que nace no se sabe de dónde, pero que destroza todo a su paso. Contestaba las llamadas, imaginamos que de los seres queridos más cercanos.
Luego dos enfermeras le piden que se ponga la mascarilla y que las acompañen. “Yo no sé qué ha pasado a mi papá, él estaba bien, no me puedo explicar, no salía de casa, todos nos hemos cuidado. Incluso días antes él fue al hospital Iquitos y la Sanidad.
Realmente no entiendo, además, me siento muy destrozado, ya que mi madre también está acá internada en infectología. Mi hermano y yo hemos salido negativos. Esta es una tragedia, y ahora resulta que me dicen que vea lo del crematorio, yo no tengo recursos para ello.
Imagino que esto es una pandemia que tiene que ver el Estado. Quiero volver a ver mi padre y no puedo, no sé si lo habrán llevado, ahora dónde lo iré a visitar al cementerio, nadie sabrá”, declaró con las justas el joven, entristecido por el dolor.
Por su parte, la hija del profesor que procedió de Indiana contó que él había estado mal desde que se dio a conocer el paciente 0. Que fue a la posta y ahí le dijeron que quizá era dengue y le dieron medicina. Luego fue otra vez y le dijeron que no era coronavirus.
“Él vino a Iquitos el pasado lunes (23) a cobrar, era maestro. Luego el miércoles nuevamente sintió algo más doloroso en la garganta, la mamá de sus hijos con quien vive en Indiana, ella nos llamó y dijo que seguía mal. El sábado le dijimos que consiga plata como sea y acá le devolvemos para que lo internen, así fue, pero ha llegado tarde.
Ahora él murió y la señora ha quedado infectada, la tienen aislada en la cuadra 3 de Távara, está sola, no sé cómo harán con ella, qué tratamiento le darán”, contó la hija del maestro que ayer partió de este mundo por el pésimo sistema de salud que existe en Loreto, donde las postas están más abandonadas que nunca. Y eso se dijo desde junio 2019.