«La Amazonía pasa por un estado de emergencia ambiental»

– Señala analista e investigador Róger RumrillRoger Rrumrill
– Agrega que pueblo organizado de manera democrática debe pedir el cese del saqueo de los recursos naturales de la selva peruana.
– También expresa que en Loreto no solo hay un «VRAEM» sino varios «VRAEM» por lo que el gobierno debería actuar con más aplomo.

Por: Luz Marina Herrera

Al igual que el presidente regional, quien dijo la semana pasada: «ahora en Loreto hay más droga que en el VRAEM» el investigador de temas amazónicos Róger Rumrill, coincide con esa expresión pero va más allá en decir que no solo habría un VRAEM en Loreto, sino varios. Aquí la entrevista donde también da su punto de vista en cuanto a cómo está la Amazonía en lo que se refiere al aspecto ambiental.
«Este año he estado hasta por dos oportunidades en la Triple Frontera, he visitado Leticia-Colombia, Tabatinga-Brasil, también llegué a Caballo Cocha, Cushillococha, toda la zona es una bomba de tiempo. En Loreto las economías ilegales son una bomba de tiempo, los militares y policías a quienes he entrevistado, incluso a un alto oficial, señalan que no hay un solo VRAEM  sino varios. Lo que pasa es que el gobierno del Perú ha centralizado su lucha en el Valle del Río Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM) para combatir el narcotráfico y terrorismo.
En Loreto no hay uno de esos focos sino varios, según los  análisis de inteligencia. Allá es narcotráfico y terrorismo, acá hay varias economías ilegales como lavado de activos, extracción ilegal de madera, hay tráfico de alimentos, tráfico de gasolina, tráfico humano. A todo esto se debe aumentar  el tema geopolítico y la presencia de las FARC. Acá hay un elemento de mayor riesgo que en el VRAEM. Acá se percibe y siente un Estado débil frente a los otros dos países vecinos. En Brasil hay un mayor control, en Colombia un control relativo pero en el lado peruano virtualmente el Estado está ausente, no tienen equipamiento para luchar.
En la provincia de «Ramón Castilla» hay dos segmentos importantes que están siendo sumamente afectados por esas actividades ilícitas. Me refiero a unos 10 mil indígenas Ticunas que prácticamente han sido atrapados para la siembra de la hoja de coca, así como una cantidad importante de los israelitas que pertenecen al movimiento de Ataucusi. Ellos manifiestan que la siembra de la coca y a veces incluso la transformación de la misma, son las únicas economías ilegales que tienen para sobrevivir. «Antes nos dedicamos a sembrar fariña y de ahí vivíamos, ahora ya no», expresan. Es decir, están atrapados en vivir a través de una economía ilícita y eso es grave.
Lo increíble es que hasta la fecha no hay una acción fuerte del Estado. ¿Qué esperan, que se incendie, que estalle, que reviente la frontera? Veo que los gobernantes tienen una vocación de bomberos, actúan cuando se da el incendio. La otra hipótesis es que no quieren abrirse otro frente de lucha debido a que están en el Vraem y no quieren decirlo acá para no señalar y que la opinión pública sepa que hay otro frente que es tan o más peligroso que el Vraem.
Los mismos integrantes de la FF.AA o policías que están en la provincia de «Ramón Castilla» hablan ya de unas 30 mil hectáreas de coca. En un informe de la Organización de Naciones Unidas el Perú aparece como el mayor productor de cocaína después de Colombia y Bolivia, la mayor zona de producción de coca está en la Triple Frontera de Loreto. Estoy realmente asombrado de la falta de acción del gobierno ante esas informaciones, el presidente Humala, viene varias veces a la Amazonía cuando hay tragedias, desgracias para dar alimentos, ropa, una función asistencialista pero no propone una acción, no diseña estrategias para atacar los grandes problemas del narcotráfico en Loreto», puntualizó Rumrill respecto al espinoso tema.
De otro lado, también habló sobre la difícil situación ambiental por la que atraviesa la región amazónica.
«Un gobierno más lúcido y previsor debería declarar en emergencia ambiental la Amazonia peruana, lo que ha pasado y está pasando es muy grave. La situación grave registrada en las cuencas de la selva en años pasados debería servir de ejemplo para tomar prevenciones. Lo ocurrido en la zona del Corrientes, Pastaza, Morona, Marañón es algo apocalíptico. Una contaminación petrolera por más de 40 años que empezó OXY y ahora con Pluspetrol. Lo visto antes puede continuar con las nuevas concesiones, se ha lotizado la Amazonía peruana», subrayó.
¿Así es, hay como una «espada de Damocles» que pende sobre toda la biodiversidad amazónica, la empresa Gran Tierra está en la zona de la Reserva Nacional Pacaya Samiria, además de la cuenca del Nanay en Iquitos, en Tamshiyacu la deforestación de cientos de hectáreas de bosques primarios, es brutal?
-En los años 90 señalaban que la economía iba a ser desmaterializada, basada en la tecnología, conocimientos, servicios, hoy 30 años después la crisis del sistema capitalista hizo que esa utopía se derrumbara y ahora básicamente afrontamos una economía extractiva basada en los recursos naturales. En ese contexto de economía en crisis se da el proceso llamado de neo-latifundización del planeta, viene la concentración de tierras y el desarrollo grande para proyectos extractivos en toda la cuenca Amazónica.
En ese marco, el gobierno ha puesto todos los huevos en la canasta de la extracción. Por esa razón no ha aplicado la Ley de Consulta Previa, está flexibilizando todas las normas de control ambiental para la Amazonía. Aprueban proyectos en dos semanas para favorecer la extracción y así se afectan los territorios-incluso- de los no contactados  como en el Lote 88 que amplían la explotación de Camisea de la Pluspetrol.
En cuanto a los territorios de los No contactados, para ocultarlos se hizo desaparecer 3 informes. Uno de Agricultura, otro de Sernanp y el último de Energía y Minas, estos informes fueron reemplazados, cambiados para que les permita ampliar el Lote 88 de Pluspetrol en el bajo Urubamba y ahí existen indígenas no contactados, así como en otras zonas donde no les consultan y ya están empezando con la explotación.
La lógica extractivista se impone a cualquier medida de control, consulta, el gobierno virtualmente está incumpliendo la Ley de la Consulta Previa y las normas internacionales y nacionales de preservación y control de los recursos naturales. Esa acción generará cuantiosas pérdidas en términos humanos y ambientales. La Amazonía pasa por un estado de emergencia ambiental y la clase política, empresarial, el tejido social, las instituciones deberían ponerse de pie y democráticamente pedir que cese el saqueo de la Amazonia que genera grandes riesgos para el presente y el futuro del país y la selva.

Un comentario sobre “«La Amazonía pasa por un estado de emergencia ambiental»

  1. Estoy de acuerdo con el análisis realista de Róger Rumrril. La amazonía debe empezar a ponderar sus posibilidades a largo plazo y no comprometer sus capacidades y ventajas; teniendo como referente y lección el nivel de contaminación de las fuentes de vida de todos las personas y la gravedad de los efectos sociales que habría de generar los cultivos ilícitos que por la falta de un plan de desarrollo rural viable y sostenible ha resurgido.

Los comentarios están cerrados.