Hospital regional hace agua por todos lados: Ayer se inundó departamento de hemodiálisis

  • Nosocomio necesita urgente remodelación o construcción de anexos en los mismos terrenos.

Desde las 6 de la mañana personal del área mencionada lanzaba S.O.S. a los medios de comunicación para que envíen reporteros a la zona y puedan constatar la calamidad en que se encontraban por la inundación registrada. Esto para que el gobierno vea directamente el estado calamitoso en que se encuentra gran parte de esa infraestructura añeja.
La persistente lluvia prácticamente convirtió en una piscina los ambientes mencionados, mojando insumos, pero gracias a Dios, las máquinas de diálisis que tienen un costo alto, no fueron afectadas. Las diálisis para más de 50 personas con afección renal, se reprogramaron para el día de mañana, a fin de poder secar los ambientes.
Horas más tarde se pudo dialogar con la coordinadora del servicio, enfermera Andia Vásquez Torres. “La lluvia caída toda la noche generó esta inundación que constatamos a las 6 de la mañana que llegamos al servicio. Hubo filtración de agua desde la parte del techo.
Hubo mantenimiento en la zona, pero parece que no lo hicieron bien, ahora la directora ha dicho que llamará para que arreglen de manera rápida y óptima los ambientes y así no vuelva a ocurrir esa desgracia”, habló la coordinadora.
¿Ese lazo negro es por el doctor Armas, conmovedor por todo lo que significó él para este servicio y sus pacientes?
-Sí, muy doloroso, muy penoso. Una pena honda para la familia privada y la familia laboral. Un ser extraordinario siempre luchando para que el servicio no pare, para que se atienda con todo a los pacientes y para que el personal esté al día en sus pagos.
Pienso que hubo alguna complicación en su organismo ya que él contaba con todos los medicamentos y con el insumo de oxígeno necesario.
Usted dialogó con él ¿qué le dijo la última vez que lo vio?
-Él paraba preocupado por todo lo que estaba pasando. Pero en ningún momento ni a él, ni a mí se nos pasó por la cabeza que nos iba a pasar y que él iba a fallecer. Jamás.
Cuando estábamos en aislamiento él se conectaba y sabía que sus colegas iban cayendo, así como varios trabajadores de salud con pronóstico positivo a Covid. Sentía que sus pacientes estaban desamparados, sin médico que los atienda, por eso él regresó al día 15 de haber cumplido con su aislamiento.
Falleció el 5 de mayo. Ese día murieron muchas, muchas personas, varios del sector salud. Todo fue muy rápido. Ha dejado un vacío gigante en el hogar y a 4 hijos en la orfandad. Fue muy doloroso para todos, familia, pacientes, amigos, conocidos. Sus restos fueron sepultados en el campo santo “Jardines del Edén”.