Formando niños protagonistas del cambio social

Por: Moisés Rengifo Vásquez
DNI Nº 05290088
Telf.: 22-2351

La información de extraordinaria importancia en educación  es que en el Concurso sobre la protección del adulto mayor en condición de vulnerabilidad con la participación de más de cincuenta mil niños, quienes expresaron en forma libre, crítica y creativa sus verdaderos sentimientos, sus sinceras opiniones, poniendo en acción sus habilidades y destrezas psíquico intelectuales, socioculturales, físico corporales, socioemocionales y espirituales a través de escenificaciones, dibujos, pintura, escritura, poesía, relatos, en su lengua originaria, preferentemente, habiendo resultado ganador el niño kukama Dalton Cahuasa Tello, del sexto grado de primaria del colegio Virgen de Lourdes de la comunidad de Yanashi, a lo que el Diario La Región manifiesta en su Editorial, que tenemos talentos en nuestros niños que son como los diamantes que hay que pulir para hacer de ellos verdaderas joyas.
Según últimas informaciones, la UGEL-Maynas en coordinación con la DREL, están tomando acuerdos para estimular a este niño ganador del Concurso con un premio muy significativo que oportunamente lo anunciará.
Para este columnista, frente a la continuidad del sistema educativo enseñante de carácter cognitivo, el mejor premio a los niños sería cumplir con el lema: «Cambiemos la educación cambiamos todos, con el tipo de educación que respete la personalidad y el derecho que tienen los niños al logro de sus propósitos e intereses respondiendo a sus necesidades que sus características de su desarrollo humano les exige; con las facilidades que les brindan su medio ambiente circundante encaminado estratégicamente por el maestro en el marco pedagógico de aprender para la vida.
Cuántas veces hemos comprobado actos significativos que realizan los niños cuando tienen la necesaria libertad para desenvolverse con su propia iniciativa y creatividad. Se sienten satisfechos en su ejecución y en sus buenos resultados. Asimismo, se sienten insatisfechos con sus errores y buscan como corregirlos hasta lograr sus propósitos. En estos casos y otros similares que son tan frecuentes cuando los niños tienen la oportunidad. La función del maestro es estimularlos, encaminarlos y facilitar sus acciones como protagonistas de sus aprendizajes, adecuando y aún mejor, construyendo el currículo para responder a la realidad, a las características, a las necesidades, intereses y actos vivenciales de los niños, y de esta manera desarrollar sus talentos para actuar con personalidad y a conciencia.
El concurso sobre el adulto mayor en situación de pobreza con la participación de cincuenta mil  niños nativos, lo han realizado en el contexto de la realidad de la vida en la que se desenvuelven, con los criterios y dimensiones de la formación integral de la personalidad para descubrir y desarrollar el talento de los niños. Es decir, desarrollar sus capacidades y el logro de competencias favorables para su mejor desempeño en la vida.
Destacamos que en el referido concurso, no estuvieron considerados (aparentemente) las áreas curriculares, tal como son las evaluaciones del Ministerio de Educación, solamente Matemática y Comunicación en forma independiente en el segundo grado de primaria que limita el proceso de formación integral de la personalidad, dificulta entender la realidad, consecuentemente hasta somos insensibles a los casos que suceden y aún no logramos formarnos conciencia de la problemática que nos afecta. Consecuentemente somos víctimas de la inseguridad ciudadana y de la corrupción social.
Se requiere el tipo de educación orientada a la formación integral de la personalidad a partir de la formación de conciencia como sentimiento de nuestra existencia y de nuestros propios actos en bien personal y de los demás. Con la aclaración que nadie concientiza a nadie, nadie impone lo que siente a nadie. Todos nos formamos conciencia con el propio sentimiento de la realidad, para actuar asimismo en nuestra realidad cambiante de acuerdo a nuestros propósitos y en este proceso desarrollar las capacidades y lograr las competencias para el buen vivir.
Nos preguntamos. En este contexto de la formación de conciencia ¿Qué significan las representaciones a través de escenificaciones, dibujo, pintura, escritura, poesía y relatos, en el Concurso realizado? Son los códigos o representaciones de la realidad que los niños sienten sobre el adulto mayor en situación de pobreza para su correspondiente protección. Lo expresan inspirados por su conciencia, mediante sus habilidades y destrezas personales, desarrollando consiguientemente sus talentos que son las manifestaciones de los principios y valores culturales de los niños como resultado del proceso educativo con libertad, criticidad y creatividad.
Desde el momento que se interviene con guiones instructivos preconcebidos para que los niños pasivamente lo repitan, estaremos formando niños sumisos. Desde el instante que los niños tengan la libertad y realicen sus actos inspirados por sus necesidades e intereses, estaremos formando niños creativos, audaces, emprendedores y talentosos, protagonistas del cambio social.