Director de gestión pedagógica dona artículos guardados por más de dos años a UGEL Ramón Castilla


Tratando de limpiar todo lo denunciado hace pocos días.
Ayer aprovechando que personal del CREBE estaba de comisión en Tamshiyacu, terminaron de vaciar el almacén.
Sin permiso de nadie. Es posible que luego los artículos aparezcan con código de patrimonio diciendo que ya estaban de baja.


Aunque difícil de creerlo, pues el mismo director de Gestión Pedagógica Luis Reátegui Dávila, acaba de aparecer en una foto al lado de las directoras de educación y Ugel Ramón Castilla, donando varios de los artículos que han estado guardados por más de dos años en el almacén del CREBE. Local donde únicamente ingresaba el señor Adelino Montenegro, por orden del jefe de DGP, a sacar cosas sin mencionar cuál era su destino final.
Luis Reátegui Dávila, funcionario de la DREL, hace pocos días tuvo la desfachatez de escribir lo siguiente en su Facebook:
“Señores del diario La Región, les saluda el señor Luis Reátegui Dávila, para decirles “BASTA YA”, basta ya de desinformar a la población loretana emitiendo post sin ninguna investigación al respecto. Siento un afán de persecución por parte de la persona que emite estos post, que seguramente no son gratis” puntualiza entre otros párrafos.
Como dice un dicho: “El león cree que todos son de su misma condición”. Si hablaríamos de las cosas que no son gratis en algunas instituciones públicas, realmente faltaría papel para llenar de tinta. Pero, en fin, “manotazos de ahogado” da el señor Reátegui, al verse descubierta su más absoluta falta de interés en mejorar la educación en Loreto. Por decir lo menos.


Hace poco ha querido desconocer la función del CREBE cuando él mismo inauguró los talleres con bombos y platillos vía zoom. Se molesta y dice que han violentado el candado para ingresar a los almacenes, pero no hubo ninguna violación de lo contrario ¿dónde está alguna denuncia? La comisaría 9 de Octubre, está a una cuadra.
Quien quedó totalmente indignada con lo observado, fue la Dra. Margoth, integrante de la Defensoría del Pueblo de Loreto quien llegó hasta el almacén y levantó un acta de todo lo encontrado. Una vergüenza. Niños de comunidades que no tienen ni para un cuaderno y en ese almacén (al que solo usted y Adelino Montenegro tenían acceso) se encontraron cientos de cuadernos en blanco. La doctora de Defensoría ordenó que se abran las cajas y ahí se vio la cocina casi nueva que ahora usted ha obsequiado a Caballococha. Y si los laptops para niños estaban ahí de baja, por qué no hizo un informe inmediato.
Igual encontraron una shindaiwa, 2 machetes, televisor, casi 100 chalecos, libros empastados de Minedu. Boletas de docentes planillones, trofeos de vidrios 2020 y 2021. Palas nuevas, equipos de robótica, libros del PER16. 16 cajas y en cada caja 54 libros. Materiales de los que no dio cuenta a Patrimonio, entre muchos otros artículos de los que la doctora de Defensoría se quedó más que sorprendida, molesta.
Se conoció que ya han terminado de vaciar todo el almacén donde estaban los artículos que se mostraron en anterior edición de este diario. ¿Por qué los sacó? Y así dice que la prensa lo persigue ¿por qué no dice qué prensa? Nombres. Más bien parece que quien lo persigue es su conciencia, por eso el apuro en retirar los artículos de un almacén que no era el oficial para guardarlos.
DONACIÓN A UGEL DE RAMÓN CASTILLA.
Ahora para limpiar todo ese “descuido”, por calificar de una manera suave lo denunciado; sacan cosas coordinan con la directora de educación y de la UGEL Ramón Castilla, para entregar todo lo visto en el almacén como un buen funcionario que piensa en la mejora de la educación. ¿No siente un poquito de vergüenza ajena entregar cosas que estuvieron guardadas por más de dos años?
Ahora dicen que usted maneja un equipo de fútbol llamado “LUREDA”, donde laboraba su hombre de confianza Adelino, al que paga como CAS. A quienes entregaría canastas, uniformes. ¿Desearía que lo busquen para que diga su verdad? Pues acá tiene un espacio para cuando quiera. Ah…y totalmente gratis. (Luz Marina Herrera Lama).