Su Majestad: el Señor Amazonas

El río Amazonas ya está entre los 28 finalistas que compiten por las nuevas siete maravillas del mundo. El anuncio fue dado por el presidente regional, gestor de la candidatura, quien recibió de manos de Jean Paul de la Fuente, representante de la Fundación «New Seven Wonders»,  la certificación oficial de reconocimiento como una de los finalistas.

 

El estar en estos momentos ocupando el segundo lugar, luego de las cataratas de Iguazú, es fruto de la perseverancia con la que se ha ido luchando día a día para finalmente poder alcanzar el preciado primer lugar. No somos los únicos interesados en ganar el concurso, luego de nosotros, quienes propiciamos la candidatura, están los países llamados amazónicos comprendidos en la cuenca del Amazonas como Brasil, Colombia, Bolivia, Ecuador, Guyana, Venezuela, Surinam y la Guyana Francesa.

 

Su elección en primer lugar se da por descontado. El río Amazonas es el más grande, el más largo y el más caudaloso del mundo. Sus aguas discurren desde las cumbres de los Andes hasta la costa Atlántica del Brasil. Su longitud alcanza los 6,800 Kilómetros. Su extensión es tan grande que le ha hecho merecedor de llamarle río mar.

 

Su nombre, Amazonas, proviene de río de las Amazonas, dado al río Marañón, por su descubridor el capitán español Francisco de Orellana, luego de haberse enfrentado a una etnia del lugar donde las mujeres eran igual de guerreras como los hombres.

 

Su grandeza ha sido resaltada por poetas y cantores como Don Julio Élgegren Pinedo, nuestro famoso «chispa», en su vals Amazonas: «Quiso Dios Omnipotente, adornar un continente, puso una cinta de plata, de sus bondades la más alta. Amazonas, oh majestad infinita, rugen tus aguas benditas y la selva se inclina a tu paso»…

 

Un motivo más para sentirnos orgullosos de ser amazónicos, hijos de las aguas del río mar, que en poco tiempo alcanzará el primer lugar como una de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo, lo que será motivo para que nuestros hermanos del mundo vengan a conocer a Su Majestad,  el Señor Amazonas.