Personal de salud no facilita la información y restringe el trabajo fiscal

– En cuanto a investigación de casos de aborto

Muchas veces el profesional no se porta como tal. Eso es lo que viene ocurriendo en el sector salud, en donde la vida de las personas a veces no importa con tal de hacer su trabajo sólo por cumplir y no asumir ningún tipo de responsabilidades.

Diariamente, en los hospitales de Iquitos ingresan varios casos de mujeres con indicios de haber abortado, siendo en su mayoría menores de edad que no pasan de los 15 años. Como es lógico, eso se tiene que reportar al ministerio Público pero en la mayoría de casos los responsables de atender a la paciente se hacen de la vista gorda.

 

«Por ejemplo, el director del hospital oficia un caso de aborto y solicita la participación del ministerio Público porque es una menor de edad. El fiscal va, pero resulta que en ocasiones ya no está el médico que la trató. Nosotros necesitamos agenciarnos de la historia como cuál es su estado de salud, su diagnóstico, con quién está acompañada la menor, y esa información el personal de salud sea obstetra o enfermera, no quieren brindar información y no quieren firmar las actas.

 

Escuché extraoficialmente que no firman porque no quieren tener responsabilidades legales y no saben que eso es omisión de funciones. Portándose así no están coadyuvando a esclarecer un procedimiento de investigación.

 

Y eso que nosotros vamos el mismo día en que nos ofician el caso de aborto. A veces, nos ofician en el día, nos vamos en la tarde y a la menor ya le dieron de alta. Verificamos los cuadernos de ingreso de la menor y resulta que su domicilio es falso; incluso hay casos de auto aborto (la menor lo provoca) y eso es un delito pero que lastimosamente queda ahí porque no sabemos quién fue la persona», indicó la doctora María Luisa Vegas, fiscal de la primera Fiscalía de Familia.

 

Lo interesante es que las autoridades no se quedaron de brazos cruzados. La Fiscal ya se reunió con el director del hospital Regional para solucionar ese problema, ahora falta hacerlo con el director del hospital Iquitos.

 

«Es preocupante lo que está pasando porque el personal de salud conoce los casos pero no todo se comunica. Yo voy por un caso de aborto y encuentro seis, y son menores de 12 y 13 años que vienen de la ribera. Otro caso que ocurrió es que el personal de salud no practica el legrado porque no lo autorizó la fiscalía, eso no nos corresponde porque es un acto médico. Nosotros vemos la situación socio-familiar y la comisión del delito.

 

Vamos a comunicar a la fiscalía provincial Mixta de turno por la omisión de funciones del personal de salud, ya que este es un tema de todos los días», agregó la doctora Vegas Pérez.

 

Como dato estadístico, en los primeros 14 días del mes de setiembre, ya han sido oficiados a la fiscalía de Familia 8 casos de aborto en hospitales. ¿Y los que no son comunicados al ministerio Público?  (G. López)