Los peligrosos fuegos artificiales

En esta época de fiestas, los juegos artificiales han sido causantes de numerosas tragedias porque su manipulación, especialmente por parte de niños, no tiene ninguna seguridad, lo que ha ocasionado aparte de muertes, múltiples lesiones con graves consecuencias personales y daños a la propiedad pública y privada.

Es por ello que su venta o exposición al público tiene que estar controlada, porque estos artilugios suelen ser muy peligrosos ya que causan serias quemaduras, lo que nos lleva a recomendar a que los padres de familia no permitan que los niños pequeños jueguen o enciendan fuegos artificiales sin la supervisión de personas mayores.

Es más, los padres de familia deberían evitar comprar estos artefactos ya que podrían constituir el punto de origen de desgracias para sus hijos.

Por otro lado, se está viendo que en esta época se están produciendo incendios, sea en los lugares donde se almacenan estos artefactos, lo que ha llevado a que muchas familias queden sin su vivienda.

Por expresar un momento de jolgorio no se puede exponer a que la colectividad esté amenazada a una desgracia.

En ese sentido, las autoridades están llamadas a ser cuidadosas para que no prolifere la venta de fuegos artificiales en establecimientos que no tienen las seguridades que exige la ley en este tipo de cosas.

Jugar con bombardas, cuetones, cuetecillos y luces de bengala, amén de otros que son aún más peligrosos, en estas fiestas, puede volver la alegría en dolor.