Es contraproducente que por robar un celular la pena sea de veinte años y por robarse millones al Estado solo ocho años

  • Enfatiza doctor Aldo Atarama Lonzoy ex presidente de la CSJLO.

El magistrado Aldo Atarama Lonzoy ex presidente de la Corte Superior de Justicia de Loreto, habla sobre el acontecer jurídico en Iquitos y en el país, dijo, al parecer es la sociedad la que está pidiendo que la golpeen más, todos ante la inseguridad ciudadana piden Estado de Emergencia que es la suspensión de varios derechos fundamentales, como es el derecho a no ser intervenido por la policía, la inviolabilidad de domicilio, entre otros.
Es decir la gente está pidiendo estado de emergencia debido a la contradicción social que vivimos, y; no es que el delito haya crecido, se mantiene en los niveles de antes, pero es el Estado que no está respondiendo en la protección a la ciudadanía, además son los medios de comunicación que informan sobre violencia, robos, asesinatos, sicariato y otros, creando la inseguridad es la población que solicita inclusive que salga el Ejército y de esa forma se ejerza violencia oficial contra la propia ciudadanía.
Pero, también es cierto que la delincuencia se ha hecho más visible, creando temor, es ahí donde la policía detiene porque no le gusta como miras y otros.
Ha salido una disposición dónde la policía puede detenerte cuatro horas y doce horas si eres extranjero, lo que de por sí significa discriminación, y el Estado debe proteger a todos por igual, es cierto también que hay problemas con los colombianos y venezolanos, pero no se les debe discriminar de esa manera.
Pero hay otro problema que se debe tener en cuenta, hoy por robar un celular la pena es veinte años de cárcel, pero para los que roban millones al Estado en la administración pública solo es ocho años de pena privativa de la libertad, lo que de por sí resulta contraproducente, irracional, desproporcional según el Tribunal Constitucional.
Estamos viendo el tema de la inseguridad como si todas las personas fueran nuestros enemigos, y nos estamos olvidando el derecho penal del enemigo, dónde todos los delincuentes hay que desaparecerlos o deben estar en la cárcel.
La cadena perpetua en nuestra región se ha extendido, en la fecha tenemos 55 internos con cadena perpetua y nadie dice nada, la mayoría por delitos de violación sexual, entre otros delitos graves, aunque el TC ordenó su revisión después de 25 años. Lo que debemos es combatir la violencia que estamos viviendo de manera estructural.
Hay un populismo legal que estamos viviendo y son los congresistas que se hacen famosos cuando aumentan las penas de cárcel, pensando de esa manera que van a resolver un conflicto de naturaleza social y; está comprobado que el elevar penas no resuelven los problemas sociales. Estos problemas se deben atacar con educación a los jóvenes en los sectores sociales más empobrecidos y darles una oportunidad laboral que los alejaría de la criminalidad, porque el código penal está lleno de penas altas.
Pero, es lamentable que las universidades y las instituciones de administración de justicia como el Poder Judicial, Ministerio Público, Policía Nacional, están viendo al problema como algo normal, hasta que nos toque a nosotros.
Debo aclarar que no estoy diciendo que no hay violencia, si hay violencia estructural que no se va solucionar enviando a la gente a la cárcel que se convierten en depósitos de seres humanos que no se les puede alimentar y atender.
Lo que se debe hacer es combatiendo las causas del delito, enfatizó Aldo Atarama Lonzoy. (Wilbert Gil).