Cuestión de confianza

Otra vez los miembros del Congreso de la República vienen protagonizando un nuevo episodio de poco conciliador con el Ejecutivo y más bien se muestra ofensivo, quizás ante la sospecha de que un cierre del parlamento se podría dar, tal cual la normativa lo posibilita, claro que el “manchari” de vacancia es también un desgaste de los últimos presidentes de la República que hemos tenido, y seguro del actual.
El panorama se muestra similar a la etapa de gestión del ex presidente PPK y a la vivida por el ex presidente Vizcarra, con sus particularidades, pero el tema es o se cierra el Congreso o se vaca al Mandatario, lo que genera una enorme distracción en las gestiones de gobierno frente a temas como la economía, la reactivación de las empresas, la generación de empleo, la pandemia, y otros, prioritarios como agenda nacional.
El embrollo de la normativa también es un tema, nada fácil de entender en su profundidad, pero tenemos la idea, aunque para muchos peruanos y peruanas este tema es ajeno a su cotidianidad que está centrada en la generación de dinero para sus familias, con más razón si hablamos de desempleados que a diario se las buscan en las calles.
En general podemos decir que hay un proyecto de ley que busca modificar la cuestión de confianza, justamente para no llegar al punto del cierre del Congreso cuando sea denegada al Consejo de Ministros, en los tiempos que dice el reglamento, aunque, dicho sea de paso, los congresistas tienen en parte razones que les brinda el gobierno para que sea discutible brindar la confianza.
Y es que el punto débil es que no se está cumpliendo a cabalidad la promesa electoral de convocar a los mejores técnicos y profesionales, sin antecedentes que pongan en duda la idoneidad de los mismos, vale decir una hoja de vida impecable, que sí las hay, y el presidente Castillo en campaña aseguró que cumpliría con los perfiles.
Como es de conocimiento de todos y todas, de entrada nomás el gobierno nos cogió de sorpresa con nominaciones de personas con antecedentes que no prestaban la garantía de un buen desempeño en la función ministerial, ya se ha cambiado al Gabinete, pero todavía hay uno que otro cuestionamiento con base.
¿A qué se está jugando?, tal vez a quién se cansa más rápido mientras los peruanos nos quedamos literalmente pasmados observando los bochornos que se podrían generar. Recordemos cuando el ex premier Del Solar, tuvo que enfrentar un ingreso accidentado al Congreso. Deseamos que la historia no se repita, ni se parezca, pero, lamentablemente así el escenario político, se puede replicar la historia reciente.