Voces y arte navideño

Apenas a unas horas de iniciar el último mes del año 2019 y desde días antes ya vivimos la ambientación de la Navidad, que como todos los años ocurre desde inicios de noviembre empezando con los arbolitos, los adornos, las casitas para el pesebre con él bebé Jesús, la estrella de Belén, etc.
Es un mes especial porque nos sensibilizamos más con la situación de nuestra infancia menos favorecida económicamente y la gente se moviliza para compartir con chocolate y panetones, así como los juguetes que van de regalos para los niños y niñas.
Lo que nosotros llamamos el espíritu navideño se va combinando con diversas actividades que desde ya se van realizando y anunciándose como la Feria Navideña de Emprendedores que este fin de semana estará en la Prefectura de Loreto, en el Malecón Tarapacá. También entre el 14 y 24 de diciembre.
Estará interesante esta actividad puesto que los participantes; de cualquier material, menos plásticos de un solo uso que está prohibido para los emprendedores que participarán en la indicada feria navideña, ofertarán una serie de accesorios y artículos producidos en Iquitos, resaltando el arte y la creatividad.
Tan solo está por empezar el mes del nacimiento de Jesús y vamos teniendo más noticias de las actividades alusivas a la fecha como el concurso de villancicos y cantos amazónicos navideños, donde los participantes van a demostrar su talento en la Plaza Bolognesi, en el marco de los Sábados Culturales que organiza la comuna de Maynas y que va a poner la nota musical.
Todo un ambiente que nos hace extrañar otras formas de celebración como los famosos “pastorales” que iban a adorar al Niño Dios, en cuya caravana por las calles de Iquitos no faltaba la “cachinvieja” que era una especie de mala que iba asustando a todos a su paso por la vereda de las casas.
Un agregado importante a las navidades es la introducción de elementos amazónicos a la celebración, como que el niño Jesús puede estar en una hamaca, y bajo un tambo a orillas del río, rodeado de animales tropicales y sus padres pueden ser representantes de alguna etnia selvática.
Es importante reconocer para la memoria histórica que fue el Centro de Estudios Teológicos de la Amazonía (CETA), con su director el padre Joaquín García, quien le imprimió el sabor a selva a nuestras navidades y por ello, por el mercado de Belén ya podemos ver los pequeños tambos típicos que se ofrecen al público para el pesebre del Niño Dios. A todos los que contribuyeron por hacer que la Navidad tenga rostro amazónico, nuestro agradecimiento por siempre.

Comparte esta noticia en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email