• Solo se quemó una habitación

 

Los “propietarios” de una casa califican de “milagro”, lo que pasó en su inmueble. La habitación de esta vivienda ubicada en la calle Berlín B-14, ubicada en la zona de El Terminal, ardió completamente en llamas luego que se produjera un aparente corto circuito, por dejar enchufado un ventilador.
Al momento del siniestro no había nadie en el lugar. Los vecinos de la zona se percataron que de la parte de atrás de la casa estaba saliendo una tremenda humareda. Sin embargo a los segundos de ocurrido el incendio, llegó la señora María Vargas Falcón (55), junto a su hijo Guido Ronaldo Sandoval Vargas (21), quienes de inmediato abrieron la puerta y con el apoyo de los vecinos lograron controlar las llamas de fuego que amenazaban propagar por toda la casa y las demás viviendas del lugar.
“Se quemó el cuarto de mi hijo, que estudia nutrición en la UNAP, todos sus cuadernos, libros, mochilas, repostero, maletas de viajes con ropa, televisor, valorizado en más de mil soles, quedaron en cenizas, pero eso no importa. Creo que mi hijo que hace cuatro años murió, nos está protegiendo desde el cielo. Todo fue sincronizado, felizmente tenia mis tanques de agua llenos y con eso pudimos apagar el fuego. Gracias a Dios solo fueron cosas materiales que se quemaron y que se pueden recuperar”, dijo María Vargas.
La damnificada manifestó también que los bomberos no llegaron al momento que llamaron, solo se hicieron presente dos policías, quienes ayudaron a brindar las garantías de la caso, durante el siniestro.
María Vargas, actualmente es docente en el colegio “Aladino Sánchez Vásquez” en Punchana y durante 30 años fue docente en la Gran Unidad “Mariscal Oscar R. Benavides”. Hace cuatro años perdió a su hijo mayor en un accidente de tránsito y ella cree firmemente quien fue él que no permitió que su casa se queme por completo. (C. Ampuero)