El incremento del caudal de las aguas del río Ucayali nuevamente trae consigo la presencia de ofidios en diversas partes de la ciudad de Contamana, recordando la preocupante experiencia a inicios del año 2011 con las inundaciones que trajo todo tipo de animales como lagartos, otorongos silvestres y todo tipo de ofidios.

En esta oportunidad, los vecinos ubicados en los alrededores de la IE N° 64193 carretera al balneario de Maquía, pasaron el susto de sus vidas al haber aparecido en las márgenes de una quebrada natural que proviene del Instituto Superior Tecnológico una anaconda de más de tres metros de largo, causando zozobra en el lugar, motivando la presencia del sub oficial Núñez en su calidad de miembro de la comisaría policial y experto en el manejo de estas especies, lo llevó a un lugar seguro para minutos más tarde ponerlo en libertad en las profundas aguas del  Ucayali, salvándolo así de una muerte segura.

Frente a esta situación, el efectivo policial recomendó a la población tener calma en este tipo de situaciones, y pidió a los lugareños mantener limpia las huertas de sus viviendas, a fin de evitar poner en riesgo a los menores de edad y personas de la tercera edad que podrían ser víctimas de mordeduras.     (MIP)