UNAP reforestará 500 hectáreas degradadas para ayudar a mitigar el cambio climático

Conscientes del gran problema que sufre el planeta a raíz del calentamiento global y el cambio climático, las autoridades de la Universidad Nacional de la Amazonía Peruana (UNAP) se pusieron como meta reforestar 500 hectáreas degradadas que se encuentran en inmediaciones de su área de influencia directa que comprende las comunidades de Zungarococha, Puerto Almendras, Nina Rumi y Llanchama, en la provincia de Maynas, y también hacerlo extensivo a sus filiales en el interior de la región Loreto.
La mañana del lunes 10 de febrero de 2020, el ingeniero Rodil Tello Espinoza, decano encargado de la Facultad de Ciencias Forestales (FCF), y el ingeniero Segundo Córdova Horna, en coordinación con el rector Heiter Valderrama Freyre, hicieron un recorrido de las 12 hectáreas iniciales de las plantaciones de árboles maderables y frutales que iniciaron dentro del Centro de Investigación y Enseñanza Forestal (CIEFOR), que colinda con los perímetros de la FCF, Facultad de Farmacia y Bioquímica, Facultad de Industrias Alimentarias y Facultad de Agronomía.
Este trabajo se inició meses atrás, y ya se tienen plantaciones de caoba, moena, bolaina, cedro, pashaco, entre otros. Ahora se inició las plantaciones de pan del árbol, guaba, macambo, cacao, y caimito, con el objetivo que sus frutos sirvan de alimento para la fauna silvestre que se ha visto afectada por la actividad antrópica humana, muy particularmente se espera mantener la presencia de aves, monos y ranas.
Es necesario que las instituciones como la universidad, se comprometan con la reforestación que puede convertirse en una de las estrategias efectivas para combatir el cambio climático y mitigar el incremento de las temperaturas. Según un estudio publicado en la revista Science que identifica hasta 900 millones de hectáreas de tierras que pueden convertirse en cubierta vegetal. Esta masa forestal recuperada serviría para almacenar hasta 205 gigatoneladas de dióxido de carbono (CO2), el principal gas de efecto invernadero. La actividad del ser humano causa emisiones anuales de alrededor de 40 gigatoneladas de CO2. La mitad de esos gases se concentra en la atmósfera y contribuye al calentamiento global; el otro 50% es absorbido y almacenado por océanos y bosques.
El ingeniero Rodil Tello expresó que es necesario que también se involucren en este trabajo de reforestación de manera responsable y comprometida, las demás facultades de la UNAP cuyas aulas y laboratorios se encuentran en la ciudad, como la Facultad de Ciencias de la Educación y Humanidades, Facultad de Ingeniería Química, Facultad de Ciencias Económicas y de Negocios, Facultad de Enfermería, etc. Porque el calentamiento global es un problema que afecta a todos. Espera que con el tiempo cada facultad tenga bajo su responsabilidad, la reforestación de ciertas áreas geográficas, porque no se trata solo de sembrar, sino de cuidar las especies para garantizar su crecimiento y desarrollo con el tiempo.

Comparte esta noticia en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email