Últimos días

A unos cuantos días de despedir el año 2018, nos embarga cierta tristeza porque a todas luces, pese a que los indicadores económicos se muestran alentadores a favor de nuestro país, los índices de pobreza no han dado grandes saltos en las estadísticas y muy por el contrario el desempleo es casi una constante.
Mientras como para amortiguar lo difícil que es conseguir un trabajo para los adultos, el mismo que solucione el problema del hambre, el gobierno ha dispuesto que a partir del 2019 Qali Warma atienda con desayuno, almuerzo y cena a los escolares de educación secundaria de los colegios rurales del país.
Es una medida que de hecho va a influir en el mejoramiento del rendimiento de los estudiantes, y se espera que los esfuerzos económicos del Estado peruano apunten a solucionar estos problemas básicos para que las estadísticas de aprendizaje mejoren.
Recordemos que la Constitución Política del Perú tiene como fin supremo a la persona humana, se refiere a garantizar la salud que para ello básicamente se tiene que gozar de una buena alimentación, y también se garantiza la educación que va más allá del dictado de clases y se vincula al estado físico y emocional del estudiante.
La medida en referencia para la zona rural va a aliviar la condición precaria en cuanto a alimentación balanceada de los escolares, lo que se tiene que complementar con las facilidades para que adolescentes que no cuentan con colegio secundario en sus comunidades, puedan ser ubicados donde sí hay el nivel educativo.
Es un detalle importante que la medida dada en estos últimos días no contempla por parte del gobierno central a través del Ministerio de Educación. Solo para quienes vivimos en la ciudad, tengamos una idea: En la cuenca del río Manití, distrito de Indiana, provincia de Maynas, existen como seis comunidades que solo tienen los niveles educativos de inicial y primaria.
Entonces los adolescentes tanto hombres como mujeres veían truncar sus aspiraciones de seguir educándose, por lo que la alcaldesa aún en funciones y próxima consejera regional de Loreto, Janet Reátegui, proyectó la construcción de la Casa del Estudiante en la comunidad de Santa Cecilia, donde sí hay el nivel secundario. Y todos los escolares de las comunidades son recogidos y retornan semanalmente, para que puedan cursar la secundaria, y sus padres y madres colaboran con productos como plátano, yuca, etc, mientras la municipalidad con el mantenimiento de la casa y el transporte, y otros insumos. Esta experiencia merece ser replicada y mejorada en toda la región y el país.

Comments are closed.