“Tenemos miedo porque somos humanos, pero no somos cobardes y volveremos para fortalecer los hospitales de Loreto”

  • Expresó un médico recuperado de Covid en Lima, en ceremonia que les preparó el Colegio Médico del Perú.
  • Decano del Colegio Médico del Perú, ha anunciado que abrirán investigaciones por las tantas muertes de galenos registradas en Loreto.

Al igual que los hijos de las fuerzas armadas que son golpeados por el enemigo hasta la médula en épocas de guerra; los médicos, enfermeras y técnicos asistenciales han sido brutalmente golpeados y devastados en la guerra epidemiológica extendida a través del coronavirus. Que a diferencia de otras guerras, viene matando a mucha gente sin dar la cara, siendo invisible y letal. No cree en la igualdad de armas, mata y punto.

Hoy el diario LA REGIÓN, en su reaparición impresa (01 de Junio 2020), quiere rendir un sentido y profundo homenaje a los llamados valientes soldados de bata blanca. A los doctores que sin proponérselo, perdieron su valiosa existencia como seres humanos y profesionales que aportaron siempre en el afán de levantar el alicaído y abandonado sector salud en Loreto.

La muerte del único neumólogo del hospital regional Dr. Rafael García, causó un terremoto emocional en su gremio, familiares, pacientes y por supuesto a la gente de a pie, puesto que apretó el botón rojo de la sirena cuyo ruido ensordecedor y cargado de terror, anunciaba el inicio de toda la catástrofe y matanza que cometería el virus en esta región de la selva repleta de oxígeno para el mundo; pero que sin embargo, faltó para sus hijos amados en el momento que más lo necesitaban.

Luego la muerte del Dr. José Armas, único Nefrólogo del hospital regional, siempre luchando porque no falte insumos a los más de 100 pacientes con insuficiencia renal; y el deceso del Dr. Aníbal Muñoz, único oncólogo que daba el tratamiento a los más de 100 pacientes del centro “Rosa Mística”; se mostró la cruda realidad emitiendo señales concretas que el virus había llegado para matar y que no discriminaba, no tenía preferencias, que era demócrata, invasivo y veloz, dejando atónita a toda la población que ya empezaba a cargarse de miedo.

LORETO: 19 MÉDICOS FALLECIDOS.  

*Dr. Rafael Walter García Dávila, Neumólogo del Hospital Regional de Loreto.*Dr. Raúl Argumedo Castillo, Psiquiatra del Hospital II EsSalud Iquitos.*Dr. Martín Torrejón Ríos, Médico Cirujano de Emergencia del Hospital Regional de Loreto.*Dr. Nicasio Armas Montes, Nefrólogo del Hospital Regional de Loreto. *Dr. Aníbal Muñoz Mendoza*, Oncólogo del Hospital Regional de Loreto.

*Dr. César Hugo Jara Baca, Médico Internista del Hospital III EsSalud Iquitos.*Dr. Alberto Acuña Fernández, Gíneco Obstetra y Cirujano del Hospital II EsSalud Iquitos.*Dr. Elard Roberto Calli Araca, Radiólogo de la Clínica Ana Sthall.*Dr. Eduardo Ferreyra Tello, Médico Cirujano de Emergencia del Hospital Regional de Loreto.

*Dr. Eder Aguilar Rojas, Gineco Obstetra del Hospital Iquitos.*Dr. Nicolás Hernández Hernández, Gineco Obstetra del Hospital Iquitos.*Dr. Segundo Mercedes Pinillos Reyes, Médico Internista del Hospital Iquitos. *Dr. Juan Ríos Sevillano, Pediatra del Hospital II EsSalud Iquitos.*Dr. Luis Alberto Panduro Rengifo, Infectólogo del Hospital Iquitos.*Dr. Luis Maldonado Rafaele, Médico Cirujano.*Dr. Wilbert Teodoro Cabello Quispe, Médico Internista del Hospital Regional de Loreto.*Dr. Héctor Herbozo Olórtegui. Y ayer falleció el joven Dr. Jimmy Paul Flores Pacaya, quien trabajaba en la posta de Masusa.

LA AMAZONÍA SE PARALIZÓ PARA EMITIR UNA ESPECIE DE QUEJIDO DOLOROSO POR LA PARTIDA DE TANTOS MÉDICOS. Y EN UN MINUTO DE SILENCIO, ENVUELTO UN AGRADECIMIENTO ETERNO A TODOS ELLOS POR HABER CONTRIBUIDO A LA SALUD EN LORETO, PESE A QUE NINGÚN GOBIERNO NUNCA LES BRINDÓ LAS HERRAMIENTAS NECESARIAS.


RETORNARON DE LIMA MÉDICOS RECUPERADOS DE COVID.

Fueron varios y antes de pisar tierra loretana, en Lima el Colegio Médico del Perú les organizó una ceremonia donde expresaron sentimientos encontrados, tristes y a la vez esperanzados porque pudieron vencer al virus, agradeciendo a Dios por una segunda oportunidad de vida.       

Dra. Silvia Soplín Sánchez. Dr. Juan Meregildo Córdova. Dr. Robin Mossner Rengifo. Dr. Emerson Lino Cotera. Dr. Josué Pacaya Tenazoa. Dr. Carlos Achaval Coral.

En la sala principal del Colegio Médico del Perú, la ceremonia empezó con el fondo de la canción “Resistiré” que a más de uno le hizo derramar lágrimas. Luego un minuto de silencio. “¡Cuando un médico muere, nunca muere!” manifestaban los galenos con el puño en alto.

Enseguida pasaron el micro para que cada uno de los médicos recuperados (loretanos), narre parte de su experiencia. Todos agradecían profundamente a su Colegio Médico del Perú y Loreto, por haber logrado los traslados hacia hospitales de la capital, donde les salvaron la vida.

Dr. Lino Cotera. “Una pena muy grande nos embarga, hemos perdido varios colegas con quienes empezamos a luchar contra el virus cuando recién llegaba a Loreto. Ahora muchos de ellos ya no están…hay otros en cuidados intensivos y algunos hospitalizados. Esto nos ha causado un dolor tan grande en Iquitos.

Volvemos y sí nos da miedo porque somos humanos, mucho miedo a una recaída, pero no somos cobardes. Volveremos con cuidado para seguir apoyando y dar soporte a nuestros hospitales amazónicos, es para lo que hemos sido formados. Seguiremos combatiendo esa enfermedad y apoyando a las personas que mucho lo necesitan” mencionó.

Otro de ellos mencionó que la enfermedad era potencialmente mortal, y que al principio la combatían sin los adecuados equipos de protección personal. “Sentimos bastante la pérdida de nuestros colegas. Varios siguen en UCI recuperándose. Vamos a regresar a Iquitos y continuaremos dando la batalla. El mal está un poco controlado, pero no hay que bajar la guardia” habló.  

Por su parte el médico José Vela, ex alcalde de Belén, refirió sentirse orgulloso de su Colegio Médico. “Ha sabido establecer los mecanismos necesarios para el traslado urgente de que cada uno de los colegas. Seguramente muchos tendremos sentimientos encontrados, alegría de recuperar la salud y poder volver a la zona para poder seguir atendiendo a la población, para lo que fuimos formados. Y por otro lado, la enorme pena de haber perdido a colegas valiosos, hermanos, amigos nuestros. Agradecemos a Dios” declaró.

Mientras que el anestesiólogo del hospital regional, jefe de sala de operaciones, se quebró y lloró al recordar como inició su trabajo contra la pandemia, junto a otros colegas que luego iban falleciendo uno a uno.  

“Todos trabajábamos combatiendo el virus, luego vi cómo mis colegas iban cayendo uno a uno e ingresaban a UCI para luego morir… (un silencio y se le quiebra la voz…llora). Daba miedo, pero aun seguíamos trabajando hasta que no supe en qué momento me contagié y me hospitalizaron…”. Nuevamente se le apagó la voz y sus colegas lo aplaudieron.

Luego narró brevemente su experiencia la doctora Silvia Soplín. “El sueño más grande de mi padre era que sea médico y no fui la única. Solos varios en la familia. Hemos estado en la lucha, hemos perdido varios colegas, amigos y familiares, de los que uno no podía ni despedirse. Mi padre murió (se quiebra) pese a todos los esfuerzos no pudimos salvarle. Volveremos a seguir atendiendo a las personas que nos necesitan, ese es nuestro mejor legado” dijo la doctora.    

Otro galeno mencionó que todo lo vivido, no solo por ellos, significa un trauma colectivo de lo que difícilmente se podrá recuperar la sociedad. “Tengo sentimientos encontrados. Al ingresar al Colegio Médico y ver las fotos de nuestros colegas fallecidos, de verdad que sentí mucha pena dentro de mí, se me rompió el corazón” mencionó a duras penas.

El médico Boris Segovia, dijo: “Te toca el alma ver como colegas que han estado entregándose día a día, más horas de lo aconsejable, terminaron muertos. Yo veía que la enfermedad iba avanzando, era difícil y desesperante, no había medicamentos, no quiero dramatizar, pero fueron momentos muy duros.

Ver a mi señora correr por todo lado para conseguir oxígeno, empujar balones grandes, hacer colas en el día y la noche, gracias a ella y mi Colegio Médico estoy acá dando este testimonio. Gracias a ustedes mis hijos pequeños tienen un padre y los niños de Loreto a un pediatra para atenderlos. Yo veía tanta angustia a mí alrededor, quizá más que la misma enfermedad. Esta trágica experiencia debe servir para que se fortalezca más todo el sistema de salud, esto no puede volver a repetirse” concluyó.

Otro médico, aún con la voz afectada, dijo que muchos colegas que han perdido la vida, han dejado hijos pequeños, mujeres viudas. “Espero que haya un reconocimiento y respaldo para todos ellos que han quedado desamparado. Agradezco el traslado del Colegio Médico y sería importante que incluso se piense en la posibilidad de comprar una avioneta para que otra vez no ocurra esta desgracia que ha causado la muerte de tantos colegas valiosos” mencionó.

El doctor Carlos Achaval, médico pediatra de Iquitos narró que en el día atendió una cesárea y que en horas de la tarde le empezaron los síntomas, fiebre y escalofríos.

“El 29 de abril salí de participar en una cesárea a las 7 am. Y me sentía bien, pero ese mismo día en la tarde o noche empecé a tener fiebre y presentí que estaba contagiado, pese a que me habían hecho pruebas rápidas y habían salido negativas. Esta enfermedad afecta mucho física y psicológicamente, tiene componentes muy fuertes. Fui al hospital me hicieron tomografía y no hubo nada, a los tres días me sentía peor. Me vieron y encontraron una lesión pulmonar. Me hospitalizaron y ahí pude conocer todo el drama vivido por la falta de oxígeno. Lugo mi colegio me trajo a Lima y he podido recuperarme, a Dios y a ellos les agradezco ampliamente, siento una pena muy honda por mis colegas fallecidos” contó.  

“LA MUERTE DE MIS COLEGAS MÉDICOS SERÁ INVESTIGADA, NO QUEDARÁ IMPUNE”

Expreso el Dr. Miguel Palacios Celis, decano del Colegio Médico del Perú.  

“Esto no termina acá. Como Colegio Médico vamos a investigar las muertes de los valiosos colegas, ya se ha pedido a Defensoría del Pueblo ver las causas y los responsables deben tener pronta sanción. La muerte de nuestros médicos no quedará en una misa y una cruz, no.  Se tendrá que investigar y hacer justicia.

Para los que han muerto en el combate del coronavirus se viene viendo la aprobación de una pensión vitalicia para sus familias por la pérdida inesperada. El Congreso debe aprobar el pedido del Colegio Médico del Perú.

Como lo han dicho, sí tenemos miedo, pero no somos cobardes y ustedes lo han demostrado. Esta sesión quedará para la historia. Les damos la bienvenida a la vida, y a seguir poniéndonos nuevamente al servicio de la población. Ese es el mejor legado a la orden médica y serán recordados por la historia valientes luchadores. La Medicina más que una carrera, es un sacerdocio, una vocación de la que nos sentimos orgullosos” remarcó Palacios.

Todo el país, pero Loreto en especial hace llegar sus más sentidas condolencias a las familias de los médicos por tan triste e irreparable pérdida. Y para ellos, elevar una sentida plegaria en agradecimiento al trabajo desplegado en la tierra. Descansen en Paz médicos que laboraron y salvaron vidas en Loreto. Descansen en Paz.

(Luz Marina Herrera Lama)

Comparte esta noticia en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email