UNAP desarrollará curso taller: “El arte en el desarrollo humano, una ventana a la cultura universal”

  • Habrá clases de danza, orquesta de cámara, teatro, estudiantina y tuna

 

Hoy, la Universidad Nacional de la Amazonía Peruana (UNAP), mediante su Oficina Ejecutiva de Proyección Universitaria, a cargo de la doctora Felicia Díaz Jarama, dará inicio a su curso taller denominado “El arte en el desarrollo humano, una ventana a la cultura universal” que tendrá como expositores a los directores y coordinadores de sus diferentes talleres.
Este evento está dirigido a estudiantes universitarios y público en general, las inscripciones se realizan en Loreto N° 646, oficinas de CEPREUNAP (segundo piso). Habrá cursos de danza, teatro, estudiantina y tuna universitaria. Además, los participantes tendrán la oportunidad de pertenecer a las mismas.
Los expositores serán los profesores Liz Tuanama Amías (danza), Fernando Córdova Reátegui (orquesta de cámara), Rubén Renato Manrique Espinar (teatro), Juan Omar López Zavaleta (estudiantina), y Royce Escobar Torres (tuna universitaria).
Integrando cualquiera de estos talleres los participantes experimentarán una serie de beneficios. Por ejemplo, la danza es una de las mejores maneras para mantenerse en forma, facilitar el movimiento muscular y disfrutar de una buena terapia tanto para el cuerpo como para el alma. La danza estimula el ejercicio físico, es una actividad entretenida y divertida, facilita el buen humor, otorga bienestar al cuerpo y al estado de ánimo, estimula la creatividad y flexibilidad debido a los diferentes ritmos y coreografías, mejora el aparato cardiovascular y la irrigación sanguínea, ayuda a mantener en forma el estado de los huesos, es el canal ideal para comunicarse y expresarse, estimula una correcta postura al caminar, fortalece los pies, piernas y brazos de una manera divertida, es la mejor alternativa para quienes no deseen asistir a un gimnasio.
Los beneficios del teatro son profundos y variados, tiene utilidad a nivel individual y social. Quien lo practica puede trabajar su personalidad, su expresión, su emoción. Es un juego serio, que requiere compromiso, sobre todo con uno mismo. A nivel individual: nos da mayor confianza y autoconocimiento, mejora nuestra expresión corporal y autoestima, traslada sus técnicas corporales a nuestra cotidianidad, mejora la concentración, nos ayuda a desinhibirnos, mejora el control corporal, la relajación y el aumento de la creatividad. A nivel social nos da flexibilidad ante nuevas propuestas, paciencia, mejora la comunicación, aumenta la confianza hacia los demás, la tolerancia, la pertenencia a grupos de trabajo, etc.
Y la música: reduce el dolor, aísla al estrés, refuerza la salud, estimula el cerebro, aumenta el rendimiento, facilita el sueño, aumenta el optimismo, sirve como medicina emocional, invita a socializar y es buena para meditar.