“Feriado puente”

El Ministerio de Trabajo afirmó el reciente martes que el próximo sábado 15 de abril no será considerado “feriado puente” por lo que los trabajadores que les corresponda laborar tienen la obligación de asistir a su centro de empleo. Así se publicó en la agencia Andina de Noticias.

Esto habrá caído como un balde de agua helada para quienes habían planeado despedirse hasta el próximo lunes de sus oficinas, más aun si se apresuraron a comprar tiques de viaje por lo que antes se reconocía como feriado largo. Es decir darle de largo considerando el día que se interpone al feriado con el último día de la semana.

Entonces para que todo esté claro, el Ministerio de Trabajo, pensamos que con cierto retraso, recordó que se consideran como días no laborables (compensables) para el sector público el viernes 30 de junio y jueves 27 de julio del 2017, así como el martes 2 de enero de 2018. Está bien claro. Los viajeros tienen que apuntar estas fechas para evitar inconvenientes.

También han dejado sentado que el sector privado podrá acogerse a los días no laborables señalados en el decreto supremo.

Por otro lado, a quienes trabajen uno de los feriados por Semana Santa (jueves 13 o viernes 14 abril), recibirán pagos adicionales o podrán ser compensados por las horas laboradas. 

Lo que se puede notar es que los feriados ya no parecen como tales en el movimiento comercial de las ciudades, en el caso de Iquitos, antes un feriado significaba que las calles de la ciudad se muestren silentes, con muy pocos vehículos en circulación, y las tiendas, mercados y otros locales se mantenían cerrados. 

Parece que los análisis de mercado se han percatado de la necesidad de muchos compradores de hacer estas adquisiciones en días no laborables, porque generalmente cuando cumplen con sus jornadas de trabajo se les complica el tiempo y prefieren hacerlo en días en las que pueden “jironear” o ir de “shoping” con el espacio suficiente como para escoger los productos que deseen adquirir.

Los tiempos han cambiado en ese aspecto y nos muestra una ciudad más parecida a las grandes metrópolis donde hay hasta tres turnos de trabajo y da la sensación de que nunca se para la producción, y es que en la práctica es así. Nuestra metrópoli iquiteña apunta a ello. Aunque muchos extrañamos algo de ese Iquitos tranquilo de antaño.