Corroboran evidencias

El escándalo de las coimas de la empresa brasilera Odebrecht en el país sigue su curso y con acceso a mayores detalles de cómo han operado en la corrupción de funcionarios peruanos para hacerse ganadores de obras en todo el país. Tal como se muestra su modo de trabajo, se podría pensar que todas las obras la ganaron de esa forma.
Del caso que más información detallada se tiene hasta el momento es del gobernador del Callao encarcelado preventivamente, Félix Moreno, quien en todo momento niega la entrega de dinero, pero las evidencias y pruebas que se vienen recogiendo gracias a la confesión de su ex socio Gil Shavit, quien está no solo testimoniando, sino, presentando documentos y teme por su vida.
Lo que se está conociendo y hay un amplio informe en la revista de Hildebrandt en sus Trece, última edición, es que Shavit no habló solamente por ayudar a las investigaciones a cambio de beneficios en el proceso de juzgamiento, sino, que habría primado la venganza contra Moreno, porque en una obra en la cual él fue intermediario ante Odebrecht, el gobernador del Callao dice no le pagó su comisión de un poco más de 1 millón de dólares.
Es escalofriante cómo se han manejado las licitaciones de las obras, acomodando requisitos de tal forma que los otros competidores no tengan opción más que a perder la adjudicación. Y esto nos hace recordar al caso que viene investigando la Fiscalía Anticorrupción de Loreto sobre el caso del Mejoramiento de Agua Potable de Iquitos (y la construcción de los tanques elevados), que está en investigación y ojalá se logre esclarecer.
Esta organización tiene ribetes de criminalidad y se puede notar en lo declarado recientemente por el colaborador eficaz Shavit (aunque no por eso menos culpable), quien tras acusar a Moreno fue dejado en libertad con comparecencia, se sabe recibió amenazas de muerte en su celular. Esto creemos debe ser cierto porque está en juego no solo millones de dólares, sino, años de cárcel para los implicados que sean confirmados culpables.
Y como es sabido, el gobernador del Callao ha apelado su detención preventiva y cree que saldrá libre de la cárcel. Esta apelación se debe resolver en unas dos semanas. Mientras se conoce que un buen número de funcionarios de Moreno serán denunciados en las próximas semanas por delitos de corrupción.
Además el Ministerio de Economía y Finanzas ha dispuesto que se congelen las cuentas bancarias del Gobierno Regional del Callao; asimismo, la Oficina de Control Interno del Ministerio Público ha ordenado una investigación para descubrir la red de fiscales del Callao que brindaron impunidad a Moreno desde el 2011. El panorama se despeja, pero se intuye que las investigaciones tienen para mucho más resultados.