Iquitos, septiembre 19, 2021

Comisión de investigadores llega a Iquitos en embarcación fluvial solar

  • Navegaron desde la selva ecuatoriana y bajaron por el río Napo
  • Hoy a las 10 am. parten rumbo al río Marañón para ingresar al Ecuador por el río Pastaza, lado peruano.
  • El bote solar que no usa combustible es un nuevo modelo de infraestructura para la Amazonía, económico y ecológico.

Para demostrar que sí se pueden utilizar herramientas tecnológicas económicas y no contaminantes del medio ambiente, un grupo de investigadores llegó ayer por la mañana procedente de la selva ecuatoriana y bajaron por el río Napo, logrando ingresar al río Amazonas hasta llegar a nuestra ciudad de Iquitos.
Unas horas acá y hoy nuevamente enrumbar por la ruta del Amazonas, Marañón y Pastaza hasta cruzar la frontera y llegar nuevamente a las comunidades achuar del lado ecuatoriano, quienes esperan a la delegación combinada de varios países. Esta travesía les ha servido para demostrar la potencia y calidad de la embarcación fluvial que funciona con energía solar.
Una herramienta tecnológica que conviene utilizar en nuestros pueblos amazónicos, consolidando así que nuestras carreteras son los ríos y los bosques nuestras despensas que hay que aprovechar y cuidar, como también lo señaló Oliver Uthe, coordinador de Kara Solar, Fundación Aldea, San Pablo de Kantesiya, que es el territorio de la etnia Achuar del Ecuador.
El bote solar lleva por nombre en lengua achuar «Topiatpia» (Anguila) o sea el pez eléctrico. «Es la culminación de un sueño puesto en marcha, de una travesía que espero ayude a los habitantes de la Amazonía con un modelo de transporte que sea ecológico, económico y comunitario».
Comentó que se enteraron que hace 30 años unos expedicionarios realizaron la misma ruta que ellos iban a cubrir, «y nos pareció muy bonito, y nos fuimos enterando poco a poco más sobre ese viaje que de cierta manera creo que es lo mismo, solamente con diferentes modalidades. Los dos viajes buscan integración, crear fraternidad, buscan dar a conocer que los ríos amazónicos son rutas importantes y viables para el transporte».
También informó sobre el trabajo de kara Solar, que es un proyecto de la Fundación ALDEA de Quito, que significa la Asociación Latinoamericana para el Desarrollo Alternativo, y es un proyecto que llevamos en alianza con la nacionalidad Achuar de Ecuador, y lo que estamos haciendo es crear un sistema de transporte comunitario impulsado por el sol».
Oliver, señaló que el primer objetivo es que haya transporte, «porque en la zona achuar (Ecuador), el acceso al transporte tiene muchas dificultades, la gasolina es sumamente cara porque viene en avión y muchas veces no hay acceso al combustible. Y la segunda es que los achuar ven a las carreteras como una amenaza a sus territorios porque la historia muestra que a las zonas donde llegan las carreteras en muchos casos traen deforestación y degradación cultural. Entonces ellos mismos se han opuesto a varios proyectos de carreteras y han buscado otras maneras de movilizarse».
Dijo que esta travesía les permite hacer una gran prueba de la tecnología en esta gran vía fluvial y además dar a conocer el proyecto. Una vez que la embarcación solar llegue al territorio de esa parte del Ecuador, va a servir para transportar niños a la escuela, para transporte por salud y para intercambio de productos agrícolas entre las comunidades».
Recalcó que el sueño, la visión es crear todo un sistema de transporte fluvial, no solo en esa parte del territorio achuar, sino a nivel de toda la Amazonía en general. Es el primer paso hacia un nuevo modelo de infraestructura para la Amazonía diseñado para las comunidades locales. (Diana LM.)