Aprueban titulación de la comunidad campesina “Porvenir de Inayuga”

  • «La perseverancia y apoyo ha sido clave para que ahora sea una realidad», refiere Warren Guerrero, director de DISAFILPA.

La Dirección Regional Agraria de Loreto-DRAL, a través del personal técnico especializado de la Dirección de Saneamiento Físico Legal de la Propiedad Agraria-DISAFILPA, trabajaron conjuntamente en el proceso de titulación de la comunidad campesina «Porvenir de Inayuga», ubicada en el distrito del Napo y Putumayo; este proceso contó con el apoyo técnico de la ONG Naturaleza y Cultura Perú, para finalmente con Resolución Directoral Nº 128-2017-GRL-DRA-L les otorguen el título de propiedad con una superficie de 6,069 has entre sus dos sectores.
El ingeniero Warren Guerrero, director de la DISAFILPA y también especialista en titulación de comunidades nativas y campesinas, dijo, «El proceso de titulación de una comunidad nativa o campesina es bastante largo y complicado, porque hay que entender que hay diferentes pasos legales que se tienen que ir descartando y cumpliendo etapas. Porvenir de Inayuga es una de las comunidades campesinas que nos ha tomado mayor tiempo, se vino trabajando el proceso de titulación desde el 2008 y gracias al apoyo de Naturaleza y Cultura Perú, nos ha permitido avanzar en organizar e inscribir la Junta Directiva de la comunidad, realizar el trabajo en el campo, que no es sencillo, y finalmente adjudicarles el título de propiedad en dos sectores: una por la parte del napo y la otra por el río Algodón».
«La perseverancia de los comuneros, y el incondicional apoyo de la cooperación entre las instituciones públicas y privadas involucradas ha sido clave para que ahora esta sea una realidad que inclusive marca precedente respecto a otros procesos de titulación».
Precisamente, nos explica, que uno de los grandes inconvenientes para la titulación de esta comunidad fue que el territorio que ocupan, se encuentra a nombre de Julio C. Arana, uno de los grandes barones del caucho, que irónicamente, es conocido por las violaciones contra los derechos humanos de poblaciones indígenas.
Tener un título de propiedad es la formalización de un derecho importante para las comunidades, como para todas las personas, la garantía sobre sus territorios les genera mayor responsabilidad de protección y cuidado de sus recursos naturales con justa legitimidad.
El documento original, de título de propiedad, será entregado a la comunidad durante una ceremonia en el marco de conmemoración por el «Día del campesino», que se celebra el 24 de junio. (MIPR)