La justificación de que el carro recolector de basura pasa en una hora que no se encuentran en casa como para sacar sus desperdicios, o que simplemente pasa a cualquier hora o cualquier día, y no se encuentren en sus viviendas, tiene parte de verdad.
Si miramos lo que sucede en cada uno de nuestros sectores con el recojo de los residuos sólidos, primero se puede decir si es que vivimos en las zonas más urbanizadas con pistas de concreto y asfaltadas, la ruta del carro recolector es más segura, pasa entre las horas programadas.
En sectores más distantes del llamado casco urbano no hay un horario estable, y además del volquete, ciertos días pasan algunas furgonetas solicitando las bolsas de basura al vecindario. Esto es como un soporte al recojo que realizan los carros recolectores, complementan el trabajo.
El problema mayor es cuando pasa por las casas y no hay quien saque sus bolsas de basura, es por ello que muchos las arrojan en esquinas o en lugares donde ven que otros ya han amontonado bolsas, para ser recogidas no necesariamente en el día, ocasionando olores fétidos, además que los perros callejeros y personas recolectoras de objetos para reciclar, también la riegan.
Tal vez una salida, en parte, al enorme problema de basurales que tenemos en la ciudad, es que cada vecino se comprometa a construir su tacho elevado sea de fierro o de madera u otro material, lo importante es que se garantice que no se va regar en el piso hasta que llegue el carro recolector.
Estos tachos elevados en el frontis de las viviendas se aprecian en viviendas en nuestra ciudad de Iquitos, pero faltan muchas para que sea en casi todas las casas, como una política de saneamiento público aplicado por las municipalidades provincial, distritales, hasta por las directivas y juntas poblacionales.
Los vecinos y vecinas también tenemos que tener iniciativa y colaborar para que nuestra ciudad sea limpia. Ello implica también barrer nuestras veredas y patios frontales, arreglar nuestros jardines, limpiar las fachadas de nuestras casas y hacer el esfuerzo de darle un retoque de pintura. Sí se puede, empecemos ya.

Artículo anteriorJUZGADO DE INVESTIGACION
Artículo siguiente“El hospital regional sigue funcionando en automático”