-Ocurrió en el caserío Progreso cuando la mujer llegó de vender sus productos en el mercado Modelo

-Vecinos la ayudaron y llamaron a la policía del 105

“Los gritos eran agobiantes, la vecina lloraba, gritaba, no sabíamos que pasaba, cuando de pronto un vecino se acercó hasta su humilde vivienda y vio que con un cuchillo de aproximadamente de 25 centímetros su marido, quien estaba borracho, intentó asesinarla propinándole cortes a la altura del tobillo izquierdo y en la palma de la mano derecha”, declararon los vecinos a la policía.

“Entramos y ayudamos a la señora, reduciéndole al agresor y esperando a la policía para que lo lleve”, remarcó una vecina.

Felizmente llegaron efectivos de la unidad policial del 105 al mando del comandante PNP Camilo Vinatea, logrando intervenir a  Romel Riz Isuiza, de 38 años, quien según la denuncia con dos cuchillos de cocina, intentó asesinar a su conviviente Sonia Silvano Córdova, de 33 años,

El hecho ocurrió en el caserío Progreso, al margen derecho del rio Itaya. El agresor se encontraba con signos de haber ingerido bebidas alcohólicas y cuando llegó a su vivienda lo primero que hizo fue pedir comida y como el almuerzo aún no estaba, porque su mujer recién había llegado de trabajar en el mercado, se molestó y empezó a discutir sin razón alguna.

El sujeto quitó el cuchillo que tenía en la mano a su mujer, el cual estaba utilizando para cortar pollo, y con esa misma arma intentó matarla. Esta discusión fue en presencia de sus cinco menores hijos quienes observaron atemorizados la escena.

La mujer en su lecho de dolor contó que cada vez que su marido está borracho actúa de esa manera, no le importa si están o no sus hijos, “siempre es lo mismo ya estoy harta pero esta vez se pasó, nunca pensé que iba intentar asesinarme, no sé que tiene, creo que está loco”.

“Por gusto me cortó con el cuchillo, yo vendo pescado en el mercado modelo, llegué con unas cositas para hacer el almuerzo de mis hijos, pero éste ingreso borracho a mi casa y me agredió, antes solo me pegaba, me insultaba pero esta vez llegó lejos, por eso los vecinos le tuvieron que detener y llamar a la policía para que lo lleven”, sostuvo la agraviada.

Agentes del 105 provistos de un peque peque llegaron hasta el lugar de los hechos y condujeron al sujeto a bordo de esta embarcación hasta la comisaría de Belén y a su conviviente hasta la sala de emergencia del Hospital Regional de Loreto en donde fue atendida por los médicos de turno.

Según el agresor nunca intentó matar a su conviviente solo fue una pequeña discusión que se le pasó la mano. Sin embargo ahora tendrá que responder a las autoridades por el delito contra el cuerpo y la salud.  (C. Ampuero)