Estamos viviendo un escenario nuevo en el país, por lo menos desde que tenemos uso de razón no lo vimos tan claro, tan descarado, tan demoledor, y nos referimos a las investigaciones al milímetro que se viene siguiendo desde la prensa llamada nacional, con el actual Mandatario de la Nación y con su entorno.
Todo el país desde el sentido común, desde los pensantes, reflexivos y analíticos, pueden evidenciar que nunca antes se hizo semejante cargamontón a un Presidente de la República. Aunque se podría decir que los tiempos han cambiado y las investigaciones primarias pueden evidenciarse con más rapidez por las herramientas digitales y tecnológicas, además de deducciones de la propia información del Estado a través de las páginas de transparencia.
Pero, también las herramientas digitales para la investigación están desde hace más de dos décadas, aunque tras la cuarentena en el marco de la pandemia por la Covid-19, su uso ha dado un salto enorme que lo que teníamos que aprender en 10 años lo tuvimos y seguimos haciendo en menos de 2 años.
Del presidente de la Nación, Pedro Castillo y de su entorno se investiga presunta corrupción de coimas por determinadas obras de infraestructura, donde una de las principales sindicadas es su hija de crianza y cuñada Yenifer Noelia Paredes, en quien pesa un pedido fiscal de prisión preventiva de 36 meses, cuya situación jurídica resolverán en los próximos días, mientras se encuentra detenida.
Entonces muchos peruanos comentan que en este caso se habla de coimas de miles de soles que comparados a los millones de otros personajes que han tenido poder en el Estado, es nada, es algo ridículo, además que no fueron ni vienen siendo tratados con la misma vara que tocan a los actuales inquilinos de Palacio de Gobierno.
Los “misiles” viene de todos lados y de todas las formas, como la que decíamos en los párrafos iniciales, desde una prensa llamada nacional, que no espera la investigación fiscal, sino, que antes que llegue al respectivo juzgado sacan pruebas que casi dan por hecho y emiten comentarios sentenciadores.
Es un momento crucial sobre el comportamiento por demás ambicioso y mezquino de la mayoría de las empresas de comunicaciones de Lima, que quieren seguir acaparando la publicidad del Estado y no que se distribuido entre los medios regionales y de frontera del país, y esa es la respuesta descarada contra el actual gobierno nacional que en este tema quiere aplicar la equidad comercial y no ceder al chantaje de monopolios, que además su oferta de contenidos no contribuye al mejor desarrollo social.
Estamos firmes en nuestra posición que la ley se tiene que aplicar a todos por igual, a los que roban poco o roban muchísimo a la caja del país, y a favor de una competencia empresarial en comunicaciones con transparencia y en igualdad de oportunidades en nuestro país multicultural y racial.

Artículo anteriorJUZGADO PENAL
Artículo siguienteConfesión sincera, colaborador eficaz y testigo protegido