Sin baches

Se aproximan las elecciones regionales y municipales y al margen de quienes se lancen o no, o de quienes queden fuera de carrera o no, el presidente de la República, Martín Vizcarra, dijo algo que nos parece fundamental, “tenemos que trabajar coordinadamente”, en referencia a las obras de reconstrucción en el norte del país.
Esto de coordinadamente solo se percibe que funciona en Lima, porque ante un problema que puede suceder en cualquier región del país, los únicos que tienen el privilegio inmediato de la presencia de algún ministro o del mismo mandatario, son los habitantes de la Región Lima.
Y ello nos parece bien, porque las autoridades tienen que cumplir con su trabajo, pero esta misma presencia no sucede en las otras regiones del país, donde la llegada de una autoridad del gobierno central se protocoliza demasiado, cuando lo que más nos interesa es una coordinación más estrecha con miras a la atención y solución a los problemas más urgentes.
El presidente Vizcarra, también ha dicho que luego que sean elegidas las nuevas autoridades regionales y municipales, “tomen el trabajo que estamos haciendo”, que rápidamente “se empalme y se continúe con quienes vienen y no genere un bache”.
Al parecer, el presidente habló de esta estrategia solo para las zonas afectadas por el Niño Costero, que con más fuerza azotó al norte del país. Y quizás sin proponérselo tocó un tema sensible cuando se dan los cambios de gobierno en los niveles regionales y provinciales, donde todo se paraliza y es como un volver a empezar hasta que se recompongan cuadros de la nueva gestión.
Esto están cuidando que no suceda con las obras de la reconstrucción, y no tendría que ser así bajo ninguna circunstancia; pero sucede cada vez que se dan los cambios de autoridades. Esos cambios, no tendrían por qué significar paralización de lo que se viene realizando con criterios institucionales, técnicos y no políticos.
No tendrían por qué generarse baches, porque los proyectos que se aprueban son de la entidad y no de ninguna autoridad o agrupación que está en una gestión que tiene un inicio y un final. Y quien ingresa debe continuar, claro, con el debido corte presupuestal, sin duda, pero todo lo que implica un proceso de transferencia no debe perjudicar los proyectos y obras en ejecución. Esto, deben tener en cuenta los legisladores y sus asesores, para dar el marco legal, normativo o reglamentario que se necesite, a fin de cambiar esa mala costumbre.
Como país, como región, como provincias no estamos para seguir perdiendo el tiempo en procesos que nos retrasen, tenemos que ganar tiempo. Todo depende de cómo se replantee, se modifiquen procedimientos que son malas prácticas de gobernanza. El país debe fluir y no dar tropezones cada vez que se cambian autoridades, que se alucinan dueños de las entidades. Por ello señor presidente, no se debe permitir baches en ninguna de las regiones, provincias y distritos del país.

Comments are closed.