• Dentro de una sala de videojuegos

No lograron su objetivo. Junior Orellana Chávez (20) salvó de morir a mano de dos sicarios la noche de ayer, mientras se encontraba jugando Play Station en una sala de videojuegos.
Este intento de homicidio ocurrió en un inmueble ubicado en la calle San Antonio con Amazonas en el distrito de Iquitos.
Según los familiares, dos sujetos que se encontraban a bordo de una moto de alto cilindraje bajaron del vehículo menor, se pararon en la puerta, ubicaron al joven que se encontraba de espaldas y le dispararon a quemarropa.
Tras cometer el hecho delictivo se dieron a la fuga con dirección desconocida.
En el lugar la gente empezó a desesperarse, el impacto de bala había caído en la pierna de Junior Orellana quien fue auxiliado por las personas que se encontraba en el lugar, quienes de inmediato le llevaron hasta la sala de emergencias del Hospital Regional de Loreto en donde fue atendido y estabilizado por personal médico de este nosocomio.
Minutos después llegó personal de la Policía Nacional del Perú hasta el lugar para constatar los hechos.
Para la policía este caso se trataría de una muerte por encargo, pero los sicarios no lograron concretar el hecho.
Hasta el cierre de edición se desconocía el móvil de este intento de homicidio.
(C. Ampuero)