anibal lopez peñaTal como ya lo hemos venido informando, actualmente el caudal de ríos como Huallaga y Ucayali se encuentre en alerta amarilla, y continúa incrementándose y los poblados ribereños serían los primeros en verse afectados, así lo viene informando la oficina descentralizada del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi).
Refiere que este incremento es debido a los aportes significativos de agua por las lluvias registradas en los últimos días en la selva norte y central; pero a pesar de ello, por el momento no se prevén desbordes porque aún están por debajo de sus niveles críticos.
“En este periodo todavía no se prevé el desborde de los ríos amazónicos, pero estamos en una situación de  incremento de caudales, donde se presentan aportes de lluvia de la parte sur, estamos hablando de localidades de Cusco, Apurímac y también de Tingo María en Huánuco; y la provincia de Tocache y el distrito de Campanilla, en la provincia de Mariscal Cáceres, ambos en la región San Martín”, refiere Aníbal López, integrante de esta oficina en nuestra ciudad.
Los mayores niveles de incremento de los caudales de los ríos se producen normalmente entre mayo y junio, actualmente recién está empezando un nuevo periodo hidrológico, donde los aportes de las precipitaciones pluviales todavía no son muy significativos.
Mencionó que los niveles del Huallaga, Ucayali, Marañón y Utcubamba ascendieron entre medio centímetro y un metro de altura.
Sin embargo, el especialista dijo que la caída de intensas lluvias localizadas -que a veces activan quebradas- sí está generando algunos aniegos como en los pueblos de  la Amazonía.
“Si bien no hay peligro inminente de desborde, se pueden ir generando algunas pequeñas inundaciones en las zonas ribereñas, pero los últimos eventos que se han dado son inundaciones por aniego, debido a lluvias muy localizadas en ciudades cuya capacidad de  evacuación no son adecuadas y colapsan las cunetas que poseen”, explicó.
Agregó que en otros casos, la comunidades ocupan lugares inapropiados obstaculizando los drenes por donde el agua discurre con normalidad. (MIPR)