– Sujeto que violó a menor de 3 años en Requena Foto fiscal y violin 1

Tras haber oralizado alegatos finales, el  Dr. Adolfo Taminche Shupingahua,  fiscal adjunto-titular de la 8va. Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Maynas, logró sentencia condenatoria de 30 años de la pena privativa de la libertad  contra la persona de Henry Ramírez Guerrero (37),  al haberse hallado responsable de la comisión del delito contra la libertad sexual en la modalidad actos contra el pudor en menor de edad,  en agravio del menor de las iniciales A.V.R.J (04).  Este delito se originó en la localidad de Requena, donde el sentenciado y su conviviente, (bisabuela del menor) llevaron sin consentimiento alguno de sus padres al niño hasta la zona de Yarina, a dos horas vía fluvial, allí se quedaron 15 días, es decir, del 05 al 20 de enero del 2014. Estas personas alegaron que llevaron al menor agraviado a la chacra debido a que no tenía el cuidado de su madre porque trabajaba. Fue así  que el 19 de enero del 2014 el acusado lleva al niño a pescar, durante varios minutos de plática y donde supuestamente le enseñaba a pescar en el río, es donde comete el delito, según relató Henry, él sin ningún remordimiento metió su dedo medio en el ano del niño, generando en pequeño lesiones en su parte íntima. El día 20 de enero retornan a Requena y cuando el menor llegó a su casa no le dijo nada  a su mamá, pero la progenitora a medida que pasaban los días notaba que su hijo estaba medio extraFoto fiscal y violin 2ño, veía un cambio de actitud, tenía rechazo a las personas de su mismo sexo, en este caso a personas adultas,  por lo que una noche mientras bañaba a su prole, la mamá revisa la parte intima  y se da con la ingrata sorpresa que el menor había sido ultrajado sexualmente, cuando su madre le pregunta que le había pasado el menor respondió que «Amoako», así es como le conocen al acusado en Requena,  le llevó a la chacra, le cambió su ropa y le hizo «chachá». A raíz de esa declaración la madre pone su denuncia en la comisaría de Requena y en base a eso se genera  la investigación por parte de esta fiscalía   que dura aproximadamente un año. Fue así que ayer durante la última audiencia el fiscal solicita al colegiado la pena máxima que es cadena perpetua, pero se presume que le variaron a 30 años de la pena privativa de la libertad porque el sujeto no presentaba antecedentes.  Ayer en horas de la tarde «Amoako» fue internado en el establecimiento penal de  varones de Iquitos, donde cumplirá su condena.
(C. Ampuero)