Hace algunos días, para ser exactos el 2 de este mes en Lima, salieron a la circulación 100 patrulleros inteligentes dedicados a la lucha contra la delincuencia. El ministro del Interior Wilfredo Pedraza, aseguró que estos vehículos por estar modernamente equipados eran unas verdaderas comisarías rodantes donde aparte de la tecnología de la computación  que les permite conectarse con Reniec, Sunarp, Dirove y Requisitorias, identificación dactilar, grabador de audio y video, tienen también dispositivos para lanzar gases y agua. Maravillosos los patrulleros inteligentes  para Lima.
Pero lo que no nos parece ni maravilloso ni inteligente fue lo que este ministro le había dicho a la alcaldesa de Maynas, quien le fue a solicitar una partida para dedicarla  a la seguridad ciudadana de Iquitos,  que ya no hay presupuesto para comprar nada, sino hasta el próximo año; pero que le extrañaba que le dijera que Iquitos tenía problemas porque hasta donde él sabe, es una ciudad pacífica y maravillosa. Lo que nos lleva a pensar qué mal informados están los gobernantes de lo que sucede en nuestra región, un desconocimiento total de nuestra realidad. Y con razón, nosotros somos un mundo aparte del resto del Perú. Para ellos solo existe la gran Lima. Eso en seguridad.
Ahora, en una materia muy delicada, está la conspiración que estarían tramando ciertos personajillos de los bajos fondos de la política local, quienes  estarían urdiendo un plan para vacar del cargo a la alcaldesa Adela Jiménez, para lo que estarían teniendo contacto, supuestamente,  con personas cercanas, fíjense, al actual presidente del Jurado Nacional de Elecciones, en quien confiarían la vacancia de la señora, en clara asociación ilícita para delinquir.
Increíble que esto se esté dando alrededor de la autoridad de Maynas, lo que se ha conocido a través de un audio, propalado por los medios locales.
De por medio está el prestigio y la honra del presidente del JNE, Francisco Távara, a quien se le debería hacer conocer lo sucedido para que deslinde su responsabilidad. Y tomar las medidas legales correspondientes para investigar a las personas que intervienen en esta supuesta conspiración, porque con esa clase de gente nadie puede estar seguro.