• Viceministra de Interculturalidad, Elena Burga
  • “Estamos tratando de cambiar los estatutos de las comunidades con ellos mismos”
  • “Por otro lado, también se necesita la atención psicológica y física a la niña indígena violentada”

 

En el programa de la reunión de la Mesa Macrorregional de Prensa Oriente 2018, también expuso la viceministra de Interculturalidad del Ministerio de Cultura, Elena Burga, quien entre los varios aspectos que tocó sobre la violencia sexual que también sufren las mujeres de los pueblos indígenas, nos centramos en la parte de la sanción a los agresores sexuales que sea por la justicia intercultural o por la justicia ordinaria u occidental.
“En el tema de violencia sexual no es suficiente (la justicia intercultural) y ahí tiene que entrar la justicia ordinaria y parte del trabajo que estamos haciendo con cambiar los estatutos de las comunidades indígenas, porque no basta con que te encierro en el calabozo tres días, porque esa persona va salir y puede seguir violando a otros niños o a otras chicas, entonces se necesita la justicia ordinaria que va más allá”.
Indicó que “por otro lado se necesita la atención a la víctima, esa atención psicológica y física dependiendo de cómo ha sido la agresión. Entonces ahí hay un trabajo enorme. Estamos mirando el problema y la dimensión del mismo, porque dependiendo de la esa dimensión tenemos todos que actuar. En el caso del Ministerio de Cultura nuestro rol es ayudar a Educación, al Ministerio de la Mujer, a tener esa mirada más intercultural”.
Precisó que la forma cómo se ha abordado el tema en las comunidades nativas no ha sido la más adecuada y solo se les ha criticado que no están cuidando a sus mujeres, a sus niñas. “Estamos haciendo una cosa diferente desde la mirada de las comunidades, desde cómo es la lógica desde las comunidades”.
Explicó la viceministra Burga “Estamos reflexionando a partir del buen vivir y cómo cambiamos los estatutos de la comunidad con ellos mismos, porque si con la gente no decidimos eso, se va seguir haciendo lo mismo. Juntos con ellos reflexionamos sobre lo que va a ayudar al buen vivir”, respectando el derecho a una vida sin violencia y sin agresiones sexuales. (Diana López M.)