Nos gustaría tanto escribir en base a buenos deseos e intensiones positivas para el próximo año, sin embargo la realidad cotidiana avasalla todo intento de reseñar o resaltar hechos importantes ocurridos en el presente año 2014 que fenece dentro de pocas horas.

Un año absolutamente frontal debido al marco de elecciones municipales y regionales, cuyos excesos verbales y agresiones físicas fue lo que más predominó sustancialmente por el deseo del presidente regional de salida, que emulando a Alberto Fujimori, puso toda su puntería y “barra brava” a maquinar mañana, tarde y noche con tal de conseguir una re-reelección que al final le fue muy esquiva.

Loreto sigue atollado en el atraso, en la pobreza de sus pueblos al interior de la región, justamente por la millonaria obra de alcantarillado que no funciona y que hasta la fecha continúa “ahorcando” las cuentas bancarias de las municipalidades (descuentos) que ni siquiera serán beneficiadas, si es que algún día llegara a funcionar el sistema de desagüe.

Una región postergada y densa en corrupción, los intentos que se hicieron por exterminarla resultaron vanos, inocuos, inofensivos, “circo para el pueblo”. Y es ahí precisamente donde el Poder Judicial y el Ministerio Público, tienen que emprender un profundo y sostenido trabajo a fin que la estructura judicial empiece a emitir señales que sí está al pendiente de lo que ocurre en su jurisdicción para accionar frente a los diferentes delitos.

En cuanto al tema de corrupción que disminuye tremendamente las posibilidades de desarrollo a los pueblos, el presente año se cierra con un mal presagio para el 2015 en cuanto a una buena administración de justicia. Y es que como siempre, pese a que desde hace meses se venía hablando abiertamente sobre el sospechoso accionar del Fiscal de la Nación Ramos Heredia, en el caso “la centralita”, recién ayer se supo que el Consejo Nacional de la Magistratura lo suspendió en sus funciones por 6 meses.

El nuevo Fiscal de la Nación –interino- es Pablo Sánchez Velarde, quien ocupará el sillón fiscal hasta que concluyan las investigaciones contra Ramos Heredia. Y si el máximo jefe de esa institución es suspendido por el CNM, lo único que cabe desear para Loreto es que dicha institución recupere su fortaleza a través de los fiscales superiores titulares a fin que actúen en defensa del Estado, que hoy parece estar totalmente indefenso.

En todo caso, no hay que perder las esperanzas de que el próximo año 2015 sea mejor para todo el Perú.